Unete aquí a Puerto Rico en breve



Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com


Censos de Puerto Rico
Busca tu familia
en los CD/Censos
de Puerto Rico





El día menos pensado
Libros de Historia
Fernando Picó, S.J.





Boriquen querida
Puerto Rico:
Borinquen Querida





Puerto Rico: Architecture
Puerto Rico 1900:
Turn Of The Century
Architecture in the
Hispanic Caribbean
1890-1930





Puerto Rico mío
Puerto Rico Mío:
Four Decades of Change
Jack Delano

Aclamada Colección de fotos




Archivo de Indias
Discovering the Americas:
The Archive of the Indies





State of the Church
Libros escritos
por el cardenal Ratzinger
(Papa Benedicto XVI)





Historia de P.R.
Puerto Rico: A Political
and Cultural History





Indispensable
"Indispensable" litografía
Adquiérala aquí






Nuevo Catecismo
de la Iglesia Católica





El Grito de Lares
El Grito de Lares
¡Excelente!




Razón práctica
Razón Práctica
y Discurso Social
Latinoamericano:
El "Pensamiento Fuerte"
de Alberdi, Betances,
Hostos, Martí y Ugarte


Anota lo que buscas en PReb.com

PReb: Puerto Rico en breve


La búsqueda genealógica en los libros parroquiales de Puerto Rico
La búsqueda genealógica en los libros parroquiales
Ponencia ante la Asociación Genealógica de Puerto Rico

José Antonio Oquendo Pabón, presbítero

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Archivos General de Puerto RicoCensos de Puerto Rico
Archivos General de Puerto RicoEl Archivo General de Puerto Rico
Partidas parroquiales de Toa AltaLas partidas parroquiales perdidas de Toa Alta
Archivos Arquidiocesano de San JuanEl Archivo Arquidiocesano de la Diócesis de San Juan
Archivos y parroquias de Puerto RicoArchivos de Puerto Rico: Información, direcciones y teléfonos
Registro de la Propiedad de Puerto RicoEl Registro de la Propiedad de Puerto Rico
Libros parroquiales de AguadaLos Libros parroquiales de Aguada
Fundación de ManatíApuntes sobre la fundación de Manatí




Foto: padre José Antonio
en su ponencia ante
la Asociación Genealógica
de Puerto Rico.


STA PRESENTACIÓN se tomó de un taller sobre genealogía en el cual quisiera compartir algo de lo que he aprendido a través de casi viente años buscando en libros antiguos.

Muchas veces los detalles que se nos escapan al buscar a los antepasados y parientes (que uno ni si quiera sabe que existen) ocurren precisamente porque no entendemos lo que vemos. He aprendido esto a través de mucho, mucho tiempo.

Como secretario y luego como seminarista, he podido conocer libros parroquiales en Nueva York y en Pennsylvania desde que tenía 14 años. Como clérigo, he tenido la dicha de trabajar con los libros parroquiales en Puerto Rico desde el 1978 y como genealogista desde el 1980. Desde el 1988 hasta el 1991 ayudé en una parroquia en Silvi Marina en el Adriático, y luego en enero de este año pasé horas viendo documentos del siglo 16 y 17 en el Archivo Histórico Interdiocesano en Donostia-San Sebastián en el país Vasco. El manejo de los libros, de la letra y de los diversos estilos, de las abreviaciones y del material que diferentes prelados incluían en su entrada es algo, por lo tanto, que he conocido de primera mano desde hace muchos años pero que constantemente me enseñan cosas nuevas cada vez que busco.

Casi todos los libros de genealogía en inglés dan una lista de cosas para recordar cuando se buscan los documentos originales. Estas listas incluyen información, cosas como "sea específico", "identifique lo que ya sabe antes de buscar otra información", "escoja la información necesitada", "sepa en qué archivo o en cuál documento buscará la información o podrá encontrar lo que desea encontrar".

De mi parte, quisiera señalar algunas cosas que podrán saber o parecerles obvio, pero que son esenciales en cualquier búsqueda dada la realidad de nuestros archivos parroquiales y la idiosincrasia del nativo o el español que servía a nuestro pueblo en los siglos 18 y 19. [ilustración a la izquierda: Libro de Blancos de Toa Alta, 1 de enero de 1801]

Haciendo, pues, nuestra propia lista de cosas esenciales a incluir, señalamos las siguientes con ejemplos:

1. Entiéndase que los clérigos o prelados escribían el o los apellidos según los escuchaban. Por ejemplo, en Ciales, después de años de búsqueda sin éxito alguno, encontré la familia de una bisabuela materna, Dolores Clas Torres. El papá de esta bisabuela está inscrito como Manuel de los Reyes Clá (con acento), en el momento de su bautismo. Obviamente, si la persona decía "Clá", el clérigo no escribía "Clas", aunque supiera que el apellido correcto es "Clas". El clérigo se limitaba a escribir el apellido pronunciado como "Clá", tal y como lo escuchó. Lo interesante de esto es que hace años yo había visto esa ficha pero creía que el don se llamaba Manuel [nombre] DE LOS REYES CLAS [apellidos], y no Manuel de los Reyes [nombres] CLAS [apellido], por lo que creí que un Manuel CLAS FONTáN de Morovis era el papá de mi bisabuela hasta este verano cuando encontré los enlaces correctos.

2. Cuidado con las variaciones de los apellidos. A finales de la década del 1980 yo había revisado esos mismos libros en Ciales cuando aún no conocía mucho sobre los antecedentes de Dolores. Encontré, en aquellos momentos, que las personas cuando bautizaban a sus hijos usaban variaciones de los mismos apellidos.

Un año aparecían con un apellido y el próximo con otro. Por ejemplo, he encontrado fichas de bautismo de personas que usan el apellido Clas y Clasen indistintivamente. ¿Cuál de los dos es correcto? Ambos. Las mismas variaciones de los mismos apellidos se encuentran en Saint Thomas, perteneciente por muchos años a la Corona holandesa. Encontramos el apellido Clasen, Classen, Class, Clas, Claus ¿Por qué? Aparentemente en el idioma Criollo de Saint Thomas, cuya base es el holandés, pero con mezcla de idiomas europeos, africanos y algo del idioma de los indígenas, y especialmente en verbos, el "en" se le quita a la voz para simplificar la pronunciación. Estoy ahora tratando de averiguar cómo llegó el apellido a Puerto Rico: de las islas Vírgenes cuando eran holandesas o de las otras Antillas Holandesas. Hay varias teorías, incluso que los Clasen de Saint Thomas tuvieron haciendas en Puerto Rico.

Se señala también que la esposa de Manuel de los Reyes es de la familia "Dávila" pero la encontramos en diferentes documentos como "de Avila", "Abila", "de Abila", etc. Otro tanto se podría decir del apellido común "Torres" que se encuentra como "de la Torre", "de la Torres" o de otro apellido sumamente común, "Rivera", que encontramos con variaciones como "de Rivera", "de la Ribera".

3. Muchos párrocos eran imprecisos o descuidados con los negros y pardos, dando información escasa y sin comprobar si la persona que la daba tenía fundamento para dar dicha información pero exactos y hasta minuciosos cuando escribían la información de los blancos. Cuando la persona era de la élite, eran generosos con los títulos y los parentescos. Sin embargo, hay excepciones.

Una vez encontré la entrada bautismal de una niña llamada María Nicolasa de Bari Navedo, hija de una esclava, cuyo padre la libertó. Es toda la información que el sacerdote incluyó, pero la misma es una joya por la cantidad de información que contiene. Al encontrar el Certificado de Matrimonio de los padres de esa niña encontré en un documento del 1811 la sorprendente cantidad de información que me llevó a reconocer los parentescos de esa gente con mi familia a pesar de que la madre era esclava y el padre moreno libre.

4. La letra de algunos de los clérigos era bellísima, otros escribían malísimo, otro tanto se podría decir sobre el deletreo de las palabras. Unos usaban tinta buena, otros usaban lo primero que encontraban. Añádase a esto la realidad del Caribe, con su humedad, comején, huracanes, el descuido y poca cultura en cuanto la importancia de los archivos parroquiales y entenderán la problemática que se tiene al buscar en estos libros. Por ello, al leer un documento uno no debe tratar de imponer su propia cultura, lo que "cree" o "sabe" sobre el antepasado o pariente. Dado que tenemos pistas sobre el antepasado o pariente que pueden ser útiles, no podemos imponer lo que dijo abuelo o la leyenda familiar; los textos hablan por sí mismos. [Foto: el padre José Antonio investigando libros parroquiales de los siglos 18 y 19]

5. Si hay esclavos en sus familias, noten que el apellido usualmente lo toma del amo. Si éste moría, le podían imponer el de la ama que legalmente pasaba a ser la nueva dueña, o si los esclavos eran vendidos, podía el esclavo quedarse con el antiguo apellido o adquirir, como propio, el apellido del nuevo amo. Por lo tanto teóricamente la misma esclava puede tener hijos con diversos apellidos. De que esto sucedía no hay duda.

Como ejemplo, se señala la situación de una esclava bautizada como Cayetana López en Vega Baja en el 1800, cuya madre María aparece como "María López" en la fe de bautismo de su hija, y como María Correa en la de su nieta. ¿La razón? Cuando el amo, Francisco López, muere, su viuda, Feliciana Correa, queda dueña de la esclava. Sin embargo, es de notar que los hijos de Bárbara Vélez, la esclava cuyo Certificado de Matrimonio acabo de usar de ejemplo, asumen, o mejor dicho, se les impone, no el apellido del padre, Antonio DE LA CRUZ, no el apellido materno VÉLEZ, sino el del amo, NAVEDO, y esto es cierto tanto para José Segundo hijo natural de Bárbara como para los hijos del matrimonio DE LA CRUZ VÉLEZ.

6. En Puerto Rico hubo una época cuando los negros y los pardos se anotaban en libros distintos a los libros de los blancos. Se puede perder horas y días buscando en el volumen V de blancos cuando en realidad debemos buscar los parientes en libros de pardos, negros y esclavos. Hay constancia de personas que hacían la petición de que se le sacara de libro de pardos y se incluyera en en libro de blancos. OJO a esto, pues me pasó tanto con la familia Navedo de blancos en Vega Baja como con la familia Maldonado de blancos en Vega Alta. En ambos casos encontré mis negritos, pardos o esclavos en el volumen de "Pardos", o claramente señalados como "gens de couleur" en el volumen común. Empeora la situación cuando uno no sabe que hay también libros de "Indistintos" (de épocas cuando no se destinguía el color de las personas).

7. Muchos de los que dejan a Puerto Rico, como mi familia, regresan o se interesan por algo como la genealogía que los mantiene enlazados con la Isla. No cometan el error de imponer la cultura anglosajona en su búsqueda familar. Si su bisabuela se llamaba María de la Encarnación de los Santos Morales, un nombre verdaderamente formidable, y usted sabe que se casó pero sólo conoce el apellido de su esposo, un tal Oquendo, no busquen por ella bajo el apellido Señora María de la Encarnación Oquendo, en los libros matrimoniales. No aparecerá como tal. La mujer en Puerto Rico, no obstante cierta asimilación cultural, aún hoy día lleva su propio apellido.

Asímismo, cuidado con apellidos que también son nombres como "de la Cruz", "de los Santos", "de Jesús", "Concepción", "Encarnación". Y no sólo los que regresan de afuera tienen que tener cuidado: a pesar de que las personas que hacen los índices de nuestros libros parroquiales nos hacen un gran servicio, ellos pueden errar y poner a la pariente "María Concepción Rivera" como "María Concepción" en el indice bajo la "C" cuando lo correcto podría ser que el apellido paterno es "Rivera" y "Concepción" parte del nombre correcto: "María de la Concepción".

8. No se dejen llevar porque una entrada dice que alguien es de tal o cual pueblo. Una persona pudo haber nacido en Naranjito cuando era barrio de Toa Alta. Su fe de bautismo estará en Toa Alta, no en Naranjito. O peor, como vivía más cerca de Barranquitas, podría estar allá. Al mismo tiempo no descarten del todo la posibilidad que la información sea correcta. Mi tatarabuela María Isabel Maldonado Rivera no se encontraba en Vega Alta aunque era indicado en diversos certificados de sus nietos que era de allí, hasta que buscamos en los libros de los Pardos en Vega Alta. Puedes ser rubio con ojos azules o peliroja con ojos verdes y pecas. Mas, el "TU ABUELA, ¿DONDE ESTÁ?" continúa siendo una realidad.

9. Es importante que al hacer su búsqueda anote exáctamente de dónde viene la información. No escriba meramente "Libro II de Bautismos". El Libro II de Bautismos puede tener dos tomos: uno para "Blancos" y otro para "Pardos". Recuerde también que el número de folio y de la ficha son importantes. Los números 3 y 5 son confundibles, así como el 1 y 7, y el 4 y el 9. Las abreviaciones pueden confundir: "dn" por ejemplo significa Don, usualmente con la "n" escrita sobre y no al nivel de las letras minúsculas.

Otro tanto se puede decir de "An.o" (Antonio), "Fran.co" (Francisco). Las letras "hl" significan "hijo legítimo". También recuerden que la persona que dio la información posiblemente no conocía bien a los padres o abuelos del sujeto. La misma persona, por ejemplo puede aparecer con diversos apellidos. Obviamente pocos conocían a Juana Petrona, la abuela paterna de mi padre, y su madre, pues en diversos documentos o omiten a esta segunda de los documentos o le dan diversos apellidos: "Vázquez", "Berríos", "Natal", cuando lo correcto es "Natal Berríos" cosa que no pude constatar hasta que encontré la entrada sobre su defunción/entierro este verano en Morovis.
[Foto: exposición del árbol genealógico de la familia Oquendo en la Convención de Genealogía celebrada en San Juan, Puerto Rico]

10.
Cuidado en creer que porque los apellidos aparecen en ambos lados de la familia tienen que ser familiares. A nosotros nos consta que los Pabón se casaban con sus primos Pabón, todos emparentados con nuestra madre. Sin embargo, en nuestro árbol nos consta que en ambos lados tenemos los apellidos López, Morales, Natal, Rivera, Torres. Es posible que sean de las mismas familias, o ramas de las mismas familias pero aún no hemos encontrado constancia documental de que los individuos realmente estan emparentados. Es cierto que hemos encontrado personas de un lado del árbol genealógico sirviendo de padrino/madrina de personas del otro lado del árbol pero también es cierto que a veces los que son de un apellido podrían provenir de muy diversos lugares.

11. Finalmente cuidado con nombres comunes: debes constatar que la "María Rivera", esposa de "Benito Maldonado", cuya fe de bautismo encontraste, es el pariente que tanto habías buscado. Yo tuve la gran aventura con los Maldonado que señalé en "Muertito Heaven". Hay dos "Benito Maldonado" casados ambos con "María Rivera", una aparece a veces como "María Rosario" y la otra como "María José". Por mucho tiempo creía que uno era hijo del otro. Ahora sé que el mío era pardo, y el otro blanco, pues con la investigación hasta encontré el nombre de los padres de ambos , Benito. Lo interesante de esto es que, cuando mi Benito se casó en segundas nupcias con María José, todo la elite del pueblo de Vega Alta aparece como padrino.

Espero que estas sugerencias le ayuden en su búsqueda, pues les aseguro que cada una de estas situaciones me sucedieron a mí. Ah, sí, no olvide que si escribe a alguna iglesia en Puerto Rico pidiendo información sea preciso, detallado, e incluya los $5.00 requeridos por certificado y algo más como donación ($10.00 ó $20.00). La mayoría de las secretarias son serviciales y realmente buscan lo que se les pide. ¡Buena suerte en su búsqueda!.

Si necesitas orientación sobre cómo iniciar tu búsqueda genealógica familiar, con mucho gusto lo haremos; escríbenos:
Ana Cristina Oquendo Pabón, M.D. - Padre José Antonio Oquendo Pabón, STL

Te invitamos también a visitar nuestras páginas genealógicas, la de la Doctora en Muertito Heraveninglés y la del Padre Oquendo en español; y leer los cuentos "Muertito Heaven" en inglés o en español sobre la búsqueda de nuestros antecesores; en ocasiones salpicada de frustraciones o humor, pero finalmente recompensable. Una guía personal sobre cómo tú puedes hacer lo mismo con tu investigación genealógica!

Libros: taínosLibros: diccionariosLibros: bestsellers en EE.UU.
LIBROS DE GENEALOGÍA Y HERÁLDICA

PReb.com


¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2014, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved