Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: Otros: PReb.com


The Blessing of Xmas
The Blessing of Christmas
Libros escritos por
Benedicto XVI




catecismo
Nuevo Catecismo




Santa Biblia
La Santa Biblia



Diccionario Larousse
Nuevo Diccionario
Larousse ilustrado

¡Tremendo regalo
para estudiantes!




Danny Rivera en Navidad
Música de Navidad


PReb: Puerto Rico en breve



Mensaje del Arzobispo Metropolitano
de San Juan de Puerto Rico
a la comunidad católica puertorriqueña
en Nueva Orleáns, Luisiana
Con motivo de la Misa en honor a la Virgen Madre de la Divina Providencia, patrona nacional de Puerto Rico


Benedicto XVI: Biografía oficial
Libros del nuevo Papa

Biografía del arzobispo de San Juan: Roberto González
Jornada de oración por el Arzobispo de San Juan
V Centenario de evangelización en Puerto Rico
Altar consagrando a la Patria

La Virgen de la Providencia: patrona nacional de Puerto Rico
María: madre de la Divina Providencia
Rafael Cordero: Maestro de próceres, Siervo de Dios
El obispo Arizmendi : la caridad nunca muere
Oración por la patria puertorriqueña


Mons. Roberto González Nieves, O.F.M.


Arzobispo Metropolitano de
San Juan de Puerto Rico

19 de noviembre de 2003

la comunidad católica puertorriqueña de Nueva Orleáns, Luisiana:

Saludos de paz y bien en el Señor Resucitado.

Me alegra y me conmueve profundamente saber que, desde 1986 ustedes, un grupo de fieles católicos y católicas puertorriqueños han venido celebrando la Fiesta de Nuestra Señora de la Divina Providencia, Patrona Principal de Toda la Nación Puertorriqueña, como la declaró el Papa Pablo VI en noviembre de 1969, siendo Puerto Rico el único país del mundo que la tiene como Patrona.

La fe cristiana llegó a nuestras tierras hace 510 años cuando Cristóbal Colón y sus acompañantes pisaron nuestro suelo y bautizaron nuestra patria con el nombre de San Juan Bautista. También, en ese mismo momento, nos llegó la devoción a María, persona inseparable de nuestra fe cristiana.

Desde ese entonces, la fe cristiana y nuestra devoción a María han formado parte de nuestra identidad cristiana y nacional. Nuestro pueblo ha peregrinado el camino de la fe por varios siglos reconociendo en María, a la bienaventurada del Señor, a aquella que no hace otra cosa que proclamar las grandezas del Señor.

Por eso es que en Puerto Rico, el amor a María ha calado tan hondo en nuestra alma de Pueblo. A partir del 1853, Puerto Rico se ha encomendado a la protección maternal de Nuestra Señora de la Divina Providencia cuando el culto a la misma fue establecido por el Obispo Gil Esteve.

La palabra "pro-videncia" quiere decir ver hacia delante, ver el futuro que se acerca, prepararse para el futuro. La "Divina Providencia" es la visión que Dios tiene del futuro. Muchas veces queremos ver nuestro futuro. Cada uno de nosotros se pregunta: ¿cómo será mi futuro?, ¿qué me espera mañana?, ¿cuáles peligros me amenazarán?, ¿cuáles oportunidades me podrán aprovechar para ser feliz, para vivir mejor, para conseguir lo que mi corazón desea?.

Tal vez esta misma incertidumbre fue la que experimentaron los novios en las boda de Caná. Éstos se encontraban avergonzados ante la escasez del vino, desalentados ante tal lamentable situación. La Virgen María, quien se encontraba al lado de su Hijo, tuvo la capacidad de ver hacia delante, de tomar las providencias necesarias y acudir al auxilio de aquellos novios ante la incertidumbre. Entonces María se revela como mediadora entre Jesús, su Hijo y los novios. En esta acción de María la Iglesia ha comprendido que este gesto de María la convierte en una mediadora entre Jesús y la humanidad, que sufre de necesidades, de escasez y de todo tipo de indigencia. María al colocarse de mediadora no lo hace desde una perspectiva de persona extraña, no lo hace como una persona de completa imparcialidad, sino que María se coloca de mediadora desde su misión y vocación real, es mediadora entre Dios y nosotros como Madre del Señor.

La mediación de María va dirigida en dos direcciones. Por un lado, se dirige a socorrer a la humanidad en su desventura, en su desacierto, en sus fracasos, miserias y debilidades, en sus infortunios. Por otro lado, y más importante aún, la intercesión va dirigida a que de una vez y por todas, Jesús se manifieste con su poder y su gloria ante la humanidad carente de fe y desvalida por el pecado.

María en este mismo acontecimiento en Caná dirige las siguientes palabras a los criados: "hagan lo que Él les diga". Al pronunciar estas palabras María se nos presenta como portavoz de su Hijo. No es Jesús quien dice: "lo que yo les digo". Es María la que habla por Jesús y nos ordena a todos a hacer lo que Jesús nos diga. María, como portavoz de Jesús, nos sigue hablando para decirnos que actuemos conforme a la voluntad de Jesús, conforme a sus exigencias de manera que seamos testigos auténticos de su Evangelio.
ILUSTRACIÓN: Imagen de la Virgen Madre de la Divina Providencia, Patrona nacional de Puerto Rico.

Queridos hermanos y hermanas puertorriqueños residentes en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns y de otras diócesis, María nos sigue hablando, nos sigue pidiendo que hagamos la voluntad de Jesús. Fue voluntad de Jesús en la cruz entregarnos a María como nuestra madre, al decirle a Juan: "he ahí a tu Madre". Hoy ustedes, al igual que millones a través del mundo entero, forman parte del grupo privilegiado al cual se refería María cuando dijo: "las generaciones me llamarán bienaventurada". Como buenos hijos e hijas de Dios, pidamos siempre la acción mediadora de María como lo hizo en Caná, pidamos la protección de María como lo hizo cuando defendió a su Hijo de la espada asesina de Herodes; pidamos su compañía como lo hizo en los momentos más dolorosos en la vida de Jesús al pie de la cruz, para el fortalecimiento de nuestra vida familiar, para la santificación y la salvación de todos.

Que el Señor les bendiga y les guarde. Quedo, con mis oraciones y cariño,

En Jesús y María,


Arzobispo Metropolitano de San Juan de Puerto Rico


PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2015, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved