Unete aquí a Puerto Rico en breve



Secciones: De tiendas: Otros:
PReb.com


When Should I Pray
¡Para tus niños!



Good Liturgy
Celebrating Good Liturgy:
A Guide To The Ministries
Of The Mass

¡Excelente!



Catholic Answers
Catholic Answers
to Fundamentalists'
Questions


Cruzando
Juan Pablo II:




Catecismo

PReb.com



Santa Biblia
La Santa Biblia



PReb.com


Los Pensamientos
del Papa sobre
Temas Fundamentales



Las oraciones privadas
del Papa Juan Pablo II:
Una invitación a la oración


Conmigo día tras día:
Momentos para
la reflexión Juan Pablo II


Vea más libros
para la familia católica


Jesús de Nazaret Jesus and women Church History The Early Christians
Jesús de Nazaret
(Español)

Benedicto XVI
Jesus: A Meditation
on His Stories and
His Relationships
with Women
The Collegeville
Church History
Time-line

Premio CPA
The Early
Christians

PReb: Puerto Rico en breve



BENDICIÓN DE LA CRUZ
Y PLAZA DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN:
MARÍA, MADRE DE LA DIVINA PROVIDENCIA


Mensaje dado en el Santuario La Providencia,
18 de noviembre de 2000


por Roberto O. González Nieves, OFM
Arzobispo metropolitano de San Juan


Mensaje del Arzobispo a los boricuas en Luisiana
Historia de la devoción a Nuestra Sra. de la Divina Providencia
Oración por la Patria puertorriqueña
Biografía del arzobispo de San Juan: Roberto González
Jornada de oración por el Arzobispo de San Juan
Arzobispo de San Juan de Puerto RicoConfesemos a Jesucristo sin miedo ante el mundo
Promocionar la defensa de la mujer
Archivo de la arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico
Origen histórico del Kyrie eléison
Canonización del Padre Pío
Encíclica : El santo rosario




Grabado antiguo
de Nuestra Señora
de la Divina Providencia
Patrona de toda la Nación
puertorriqueña


María, Madre de la Divina Providencia

ace apenas más de una semana, el pueblo de Puerto Rico pudo, una vez más, escoger libremente a los y a las líderes que lo guiarán hacia su futuro durante los próximos cuatro años.

Hoy aquí, en el lugar donde se construirá el Santuario que será el corazón de la identidad Cristiana de nuestro pueblo, ofrecemos gracias a Dios por la democracia puertorriqueña que ha dado una muestra más de su madurez y fortaleza. No sabemos qué futuro le espera a Puerto Rico. Pero nos enfrentamos a él con la confianza que la Divina Providencia siempre nos ofrecerá la gracia de poder actuar de acuerdo al destino que Dios ha preparado para nuestro pueblo y para cada puertorriqueño y puertorriqueña. Resta a cada uno de nosotros dejarnos libremente conducir por la Providencia de Dios.

La Divina Providencia es lo que Dios ve cuando mira a su creación. Según uno de los Prefacios de la Liturgia Romana, Dios nos creó y nos redimió para poder ver y amar en nosotros lo que ve y ama en Jesucristo, el Hijo Eterno del Padre Invisible hecho hombre por el poder del Espíritu Santo. Por lo tanto, la Providencia de Dios tiene un nombre y un rostro humano. Se llama Jesucristo. María es la Madre de Jesús, y por eso la veneramos como Madre de la Divina Providencia. A ella Su Santidad el Papa Pablo VI la proclamó Patrona principal de toda la Nación Puertorriqueña, designando como día de su fiesta el día en que por primera vez la Cruz de Cristo fue levantada sobre nuestra Isla.
[19 de noviembre de 1493, Descubrimiento de Puerto Rico].

Por eso hoy ponemos ante sus pies los deseos de nuestro pueblo expresados en las pasadas elecciones, rogándole que obtenga para nuestros y nuestras líderes la sabiduría para conducir a nuestro pueblo hacia un futuro de acuerdo a los designios de Dios al crearnos.

Aquí el Verbo se hizo carne

En Nazareth hay una casita que la tradición cristiana reconoce como el lugar donde vivía María cuando el Arcángel Gabriel le anunció que sería la Madre del Hijo de Dios. A la entrada de este lugar donde recordamos a María ante el mensajero celestial, hay un letrero que dice Hic Verbum Caro Factum Est, "Aquí el Verbo se hizo carne". Aquí ocurrió la Encarnación. Son las palabras más tremendas de la historia humana. El futuro humano depende totalmente de lo que ocurrió en ese lugar, en esa casa, en la casa de Nazareth. Sin lo que ocurrió en esa casa, la historia humana no tiene ningún sentido.

Los ideales que nos animan, la lucha por la justicia, la libertad, la paz, el amor, y la felicidad no tendrían ninguna base en la realidad. Sería todo una ilusión. Los deseos del corazón humano no serían otra cosa que instintos grabados en nuestra estructura genética por una ciega evolución sir ningún propósito. Sin lo que sucedió en esa casa de Nazareth, ni los individuos, ni los pueblos de la tierra tendrían una identidad basada en un origen y destino más allá de los poderes de este mundo. Sin lo que pasó en esa casa de Nazareth, los lazos que unen a los seres humanos responderían sólo al interés propio, al impulso por sobrevivir a todo costo, y por to tanto, triunfarían siempre los más poderosos.

Sin embargo, un día, en ese lugar, en el seno de una joven mujer Judía, sucedió el acontecimiento para el cual fue creado el universo entero, los cielos y la tierra, los hombres, las mujeres, los pueblos y las naciones de la tierra: el Verbo se hizo carne, se hizo carne humana en ella, en ese lugar, en esa casa, el Creador del universo, el misterio Infinito que creó y rige los pueblos del mundo, se hizo carne humana la Providencia de Dios. Éste es el evangelio que proclama la Iglesia. Éste es el mensaje que estamos llamados a proclamar en la Nueva Evangelización a la cual nos consagramos al dedicar esta plaza y bendecir la Cruz. Lo hacemos aquí en este lugar que será la casa de todo puertorriqueño y toda puertorriqueña porque es la casa de nuestra Madre, la casa de aquella en que ocurrió por primera vez lo proclamado por el evangelio, la Encarnación del Hijo de Dios. En este lugar, todos podemos decir: "Aquí se hace carne el Verbo de Dios". Lo podemos decir porque aquí esta María, nuestra Madre, la Madre de Jesús, la Madre de Dios, la Madre de la Divina Providencia, la Patrona de toda la Nación Puertorriqueña.

Convierte tu cuerpo, casa y patria en Casa de Nazaret

Todo ser humano ha sido creado para que su carne, su cuerpo, su hogar y su tierra se conviertan en casa de Nazaret, donde se pueda decir: "Aquí se hace carne humana el Verbo de Dios. Aquí se hace realidad humana el Hijo Eterno de Dios. Aquí Jesucristo es el Señor de todo lo que sucede".

Como dice San Pablo, Cristo está destinado a "ser todo en todo". Cristo ha de estar presente en todas las circunstancias de la vida humana, desde el nacer hasta el morir, en todas las historias personales y nacionales. El propósito de la creación y la historia es éste: que Cristo sea todo en todo, que todos puedan decir con María Santísima: "Aquí se hace carne el Hijo de Dios".

Pidamos a nuestra Patrona, la Madre de la Divina Providencia, la Madre de nuestra historia y nuestro futuro, la Madre de la puertorriqueñidad, que sepamos responder la llamada a la Nueva Evangelización, a proclamar con alegría, entusiasmo y credibilidad el evangelio de la encarnación del Hijo de Dios. Que se realicen en Puerto Rico las palabras de la casa de Nazaret: "Aquí se hizo carne Hijo de Dios". Que nuestra patria, nuestras ciudades, campos, nuestras playas y montes, nuestras familias y templos, que todo lugar en esta bendita tierra se convierta en casa de Nazaret.

Sin Cristo, se pierde la identidad puertorriqueña

Puerto Rico hoy necesita desesperadamente escuchar más fuertemente que nunca la proclamación del evangelio. Lo necesita para poder comprender bien el significado de su pasado, los desafíos del presente, y las posibilidades para su futuro. Puerto Rico es de historia y tradición cristiana, pero ¿y el futuro? ¿Se puede decir que hoy, el presente, la Encarnación de Cristo es un factor decisivo en la vida Puertorriqueña? ¿Podemos decir que la presencia de Jesucristo en los corazones y las mentes puertorriqueñas tiene una gran influencia en cómo nuestro pueblo diseña su vida social, cultural, política, y económica? ¿Está Cristo presente en el corazón de nuestras familias? ¿Ilumina la presencia de Cristo a nuestros jóvenes según estos organizan sus vidas y se preparan para el futuro que será el futuro de Puerto Rico? Hablamos mucho de identidad y puertorriqueñidad, pero ¿pertenece Jesucristo a esa visión de quiénes somos y quiénes queremos ser? No nos engañemos por muestras de piedad superficiales por tradiciones folklóricas separadas de sus orígenes en la fe cristiana. Sin la presencia de Cristo como factor clave en nuestras vidas, esto no significa nada. Por eso necesitamos una Nueva Evangelización, porque según se pierde en nuestra vida individual y social la presencia de Cristo, se pierde nuestra identidad puertorriqueña.

María, imagen perfecta de la Nueva Evangelización

María, en cuya casa, en cuyo cuerpo, en cuyo seno virginal se hizo carne el Hijo de Dios, es la imagen perfecta de la Nueva Evangelización, y el Santuario que se construirá en este lugar será su símbolo. Por eso hemos venido aquí en este día. Las recientes elecciones y todas las elecciones por venir son importantes para nuestro futuro, para nuestra construcción de una sociedad justa, libre, pacífica, y compasiva, pero sin la Nueva Evangelización no podremos lograr jamás lo que buscamos. Por eso rogamos a nuestra Santa Madre, a nuestra Patrona, Madre de la Divina Providencia, que nos acompañe y nos guíe en la proclamación del evangelio de su Hijo al Puerto Rico de hoy y de mañana. Hagamos nuestra, hoy y mañana, la oración tradicional que ha surgido de tantos corazones y labios puertorriqueños:

endita sea tu pureza y eternamente lo sea;
pues todo un Dios se recrea; en tan preciosa belleza.
A ti, celestial princesa; Virgen Sagrada María;
yo te ofrezco en este día; mi alma, vida, y corazón;
míranos con compasión, no nos dejes, Madre mía;
échanos tu bendición; todas las horas del día;
y también las de la noche; Virgen Sagrada María.
Y si en algo te hemos ofendido;
perdónanos, Madre mía.
Amén.


VISITE NUESTRA SECCIÓN AMÉN


Vida de Santa Teresa de Ávila Why Forgive Vida de Santos Teología del matrimonio
Teresa of Avila:
An Extraordinary Life

Premio CPA
Why Forgive
¿Por qué perdonar?
Johann C. Arnold
Can You Find Saints:
Introducing Your Child
to Holy Men and Women
A Christian Theology
of Marriage
and Family

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2017, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved