Unete aquí a Puerto Rico en breve



Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com


Nativity Story
The Nativity Story - DVD
Subtítulos: Español
Estrenada
en el Vaticano








Juan Pablo II
Juan Pablo II
DVD - subtítulos Español

Aprobación vaticana







Virgen de Fatima
The Miracle of
Our Lady of Fatima
(VHS - 1952)







Good Liturgy
Celebrating Good Liturgy:
A Guide To The Ministries
Of The Mass

¡Excelente!







Catholic Answers
Catholic Answers to
Fundamentalists' Questions








Preaching the Teaching
Preaching the Teaching:
Hispanics, Homiletics,
and Catholic
Social Justice Doctrine

(Hispanic Theological Initiative)








Anti-Catholicism in America
Mark S. Massa
"Highly recommended"
- CHOICE







Indispensable
"Indispensable" litografía
Adquiérala aquí








Marcelino, pan y vino
Marcelino, pan y vino
VHS / español / inglés






Catecismo
Nuevo Catecismo
de la Iglesia Católica







Bendita
Bendita entre las mujeres:
encuentros con
la Virgen María


Anota lo que buscas en PReb.com

PReb: Puerto Rico en breve

Ministros de la Eucaristía Vidas de Santos Curso de Liturgia Ejercicios de San Ignacio de Loyola
Una espiritualidad
para Ministros de
la Eucaristía
Vida de Santos
contada a los niños

Curso básico
de Liturgia:
Desde la Eucaristía

Ejercicios Espirituales
San Ignacio de Loyola




Historia de la devoción a Nuestra Señora
Madre de la Divina Providencia


"Patrona principal de toda la Nación de Puerto Rico"
Nombre oficial dado a la patrona por Pablo VI, Bula 11, XI. 1969

por Haydée Reichard de Cancio
y Luis R. Negrón Hernández

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Imagen de la Virgen Madre de la Divina Providencia
en uno de los altares laterales
de la Catedral de la ciudad capitalina de San Juan Bautista en Puerto Rico.



Primera encíclica del papa Francisco: Luz de la fe
Cardenal Bergoglio: nuevo papa Francisco
Primeros siete santos del Año de la fe
Nuevo Año de la fe
V Centenario de evangelización católica en Puerto Rico
El descubrimiento de Puerto Rico (toma el PReb-examen)
Mensaje del Arzobispo de San Juan a los Boricuas en Luisiana
María: madre de la Divina Providencia
Rafael Cordero Molina: Maestro de próceres, Siervo de Dios
Biografía del arzobispo de San Juan: Roberto González
La talla de santos de cara a la historia
Arzobispo de San Juan de Puerto RicoConfesemos a Jesucristo sin miedo ante el mundo

Altar consagrando a la Patria
Oración por la patria puertorriqueña
San Jerónimo y la Biblia
Jornada de oración por el Arzobispo de San Juan

San Juan Crisóstomo
Nuevos santos: conócelos, imítalos
Eucaristía: Libros, devociones, documentos, encíclicas




Nuestra Señora
Madre de la Divina Providencia
Patrona de toda la Nación
puertorriqueña


- HIMNO -
Virgen Santa de la Providencia
Madre de Clemencia,
Honor del Caribe.
Protectora, Borinquen te aclama.
Patrona te llama
y a tu amparo vive.

Los Boricuas, tus hijos amados,
llegan confiados
a buscar los bienes,
que les brinda con todo el cariño,
por tu mano, el niño,
que en tus brazos tienes.

Ese niño que reposa en calma,
despierto en el alma
en Borinquen sueña.
Y se alegra de que hayas querido
por trono escogido,
tierra Borinqueña.

Puerto Rico, te tiende su brazo,
solo en tu regazo, descansar añora,
y te pide, que sigas constante,
siendo en cada instante
su fiel protectora.



Grabado antiguo
(socios subscriptores
vean aquí
el grabado completo)

- ORACIÓN -
Oh Madre poderosísima de Dios
y Madre amorosísima nuestra:
con todo el afecto
y fervor de nuestras almas
te rogamos que nos concedas,
no sólo a nosotros,
sino también
a todos nuestros parientes
y amigos,
y a los habitantes de toda la Isla,
la gracia de cifrar en Ti
nuestra esperanza
y de agradarte con una constante
y fervorosa devoción.

Dígnate conservar y aumentar
el amor que te profesa Puerto Rico,
y que echen cada día
en nuestro suelo
raíces más profundas la moral,
la piedad, la Religión Católica.

Derrama tus luces soberanas
sobre nuestros gobernantes,
para que, con acertadas leyes
y disposiciones saludables,
promuevan nuestro bien
temporal y eterno.

Haz que te seamos fieles
hasta la muerte,
a fin de que,
después de haberte amado,
venerado, invocado a imitado
en la presente vida,
te amemos, veneremos, ensalcemos
e imitemos en la gloria,
por eternidad de eternidades.
- Así sea.


A DEVOCIÓN a la Virgen de la Divina Providencia se remonta a la Italia del siglo XIII, pasando poco después a España, donde se creó un santuario en Tarragona, Cataluña.

Se dice que el título de "la Divina Providencia", se debe a San Felipe Benicio, quinto superior de los Siervos de María quien, al no tener sus frailes nada de comer, invocó la protección de la Virgen y poco después que oyera toques a la puerta del convento encontró milagrosamente junto a ella dos canastas repletas de alimentos.

En 1851, el señor Obispo don Gil Esteve y Tomás, natural de Cataluña, introdujo en Puerto Rico la devoción a Nuestra Señora de la Providencia que conociera en sus años de seminarista. El obispo Esteve, que junto al pueblo acababa de reconstruir la nuestra catedral capitalina de San Juan, adquirió la imagen en Barcelona, le levantó un altar de madera, cubierto de oro laminado y estableció su culto el día 2 de enero, fecha que quedó designada como su fiesta anual.

La imagen original de la Virgen María traida por don Gil Esteve era "de ropaje", o sea, hecha para ser vestida. Estuvo expuesta al culto en la catedral de San Juan Bautista durante 67 años.

Los primeros lunes de cada mes se celebraba una misa cantada en su honor, y el trisagio a la Virgen todos los domingos. El culto a la Virgen se fue extendiendo por toda la Isla y muchos devotos iban a levantar una plegaria frente a su altar.

En 1892 la Diputación Provincial declaró fiesta oficial el día 2 de enero, día que se celebraba dicha festividad.

En el año 1913, el Obispado de Puerto Rico impartió su consentimiento, con motivo de las celebraciones del cuarto centenario de la fundación de la diócesis, para hacer acuñar medallas que leían: "Nuestra Señora de la Providencia, Patrona de Puerto Rico".

Siendo Obispo Monseñor Willian A. Jones, la antigua imagen de la Virgen Madre de la Divina Providencia fue sustituida en 1920 por una nueva que reproduce el antiguo óleo venerado por los Siervos de María y otras congregaciones religiosas italianas. La talla ilustra una estampa de la maternidad de María, inclinada sobre su hijo el niñito Jesús que descansa muy confiado en su regazo. Tiene la joven madre las manos en oración, a la vez que sostiene tiernamente la de su hijo divino. Es una bella expresión celestial de total devoción, entrega, serenidad y amor...

Mas el culto a Nuestra Señora de la Providencia decayó eventualmente. Treinta años más tarde Monseñor Mariano Vasallo quiso revivir la brillantez que una vez había tenido el culto. Formó con un grupo de señoras la Asociación de Nuestra Señora de la Providencia.

Bajo la dirección del Padre Saturnino Junquera se lanzó una campaña por toda la Isla para revivir el culto a esta advocación. La imagen peregrina recorrió todo Puerto Rico. Las celebraciones culminaron el 19 de noviembre, con la llegada de miles de peregrinos de toda la Isla a la gran fiesta en la Catedral.


En 1969, el entonces Sr. Arzobispo de San Juan y Excmo. Luis Cardenal Aponte Martínez, solicitó del Santo Padre Pablo VI que nombrara a la Virgen de la Divina Providencia, Patrona de Puerto Rico, solicitud que el Santo Padre aceptó al año siguiente.

En la Bula 11, XI. 1969, el Santo Padre Pablo VI constituyó y declaró a Nuestra Señora de la Divina Providencia "patrona principal de toda la Nación Puertorriqueña" (Patronam principalem totius Nationis Portoricensis...".
Papa Pablo VI

El decreto del Papa se indicaba que la fecha de celebración debía trasladarse del dos de enero (aniversario de la llegada de la imagen a la Isla), al 19 de noviembre, uniendo de este modo la veneración mariana a la Virgen de la Providencia con el descubrimiento de Puerto Rico, acontecido un 19 de noviembre de 1493.

Con un permiso especial del Vaticano, el día 5 de noviembre de 1976 el primer Cardenal puertorriqueño coronaría la imagen de la Virgen en el solar del estacionamiento del Coliseo Roberto Clemente, como Patrona de Puerto Rico. La noche anterior, una mano criminal quemó la recién restaurada imagen de la Madre de Dios en la iglesia parroquial Santa Teresita de Santurce [ver foto al final de la página].

Y así fue coronada, ante la emotiva presencia de unos cien mil devotos puertorriqueños, muchos en lágrimas; cardenales, arzobispos y obispos de toda Latinoamérica asistieron al acto.

El Cardenal dijo entonces a los presentes: "El fósforo que se utilizó para quemar a la imagen incendió una llama en el corazón de todos los puertorriqueños." Y añadió: "Gracias a Dios, que es imposible quemar a la Virgen, porque Ella se encuentra en el Cielo".


Foto: detalle de la imagen de la Patrona nacional de Puerto Rico en la Catedral de San Juan, Puerto Rico.

Desde su proclamación como "Patrona principal de la Nación puertorriqueña", la devoción a la Virgen de la Divina Providencia ha aumentado grandemente, no solamente aquí, sino en los Estados de la Unión Norteamericana donde residen varios millones de puertorriqueños. Testigos de esta devoción son los neoyorquinos que llevan la imagen de nuestra patrona en una bella carroza en la Parada de Puerto Rico por la Quinta Avenida. Además, la Arquidiócesis de Nueva York, durante los últimos once años, conmemora esta festividad con una gran Misa en la Catedral de San Patricio, donde el Cardenal y Arzobispo de Nueva York se une al pueblo boricua de la Gran Urbe.

Desde 1985 se celebra el Banquete de la Amistad en Brooklyn en el Centro de Fiestas Marina del Rey, donde se le otorga la Medalla conmemorativa de Nuestra Señora de la Divina Providencia a una o más personalidades que se hayan destacado al servicio de la comunidad. El primer recipiente lo fue Su Eminencia el Cardenal Aponte Martínez y en 1995 se le otorgó al Revdo. Francisco Peluso, Provincial de la Orden de Agustinos Recoletos, al Diácono Alejandro Lugo y a ésta que escribe, Haydée E. Reichard de Cancio, por promover la fe católica, especialmente la devoción mariana, a través de libros, artículos y conferencias.
Foto a la derecha, por Luis R. Negrón Hernández: imagen que fue quemada; ahora restaurada.

En los Estados Unidos, esta devoción, como ha dicho el Cardenal Luis Aponte Martínez, "se ha convertido en un signo de identidad para el católico puertorriqueño". La festividad se celebra también en las ciudades de Newark, Filadelfia, Tampa, Rochester, Kenner, Metairie y Nueva Orleáns, en entre otras. Además, Nuestra Patrona nacional cuenta con altar en el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington D.C. y pronto tendrá su Santuario Basílica en nuestro pueblo.

Foto a la derecha, cortesía de Awilda Ramos Mooney.

Nuestra patrona en el Santuario nacional, en Washington D.C.

* Lea la encíclica Iglesia de Eucaristía.

| Datos biográficos del Padre Pío | La vocación a la santidad |
| Curas felices | Oraciones por las vocaciones |
| El Arzobispo Romero: profeta y mártir |
| Mi amigo y mentor: el padre Álvaro |
| Sección Amén | Libros Católicos |
| Carta a Dios |


VISITE NUESTRA SECCIÓN AMÉN

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2014, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved