Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com


Biblia católica para jóvenes
La Biblia católica
para jóvenes






State of the Church
Libros escritos por
el cardenal Ratzinger
(Papa Benedicto XVI)






The Sick and the Dying
Sacramental Ministry
to the Sick and the Dying






Sacrament of the Sick
Recovering the Riches of
Anointing: A Study of the
Sacrament of the Sick






Awake My Soul
Awake My Soul
Father J. Martin, S.J.






The Story of the Cross:
The Stations of the
Cross for Children







Living the Days of Lent
Sister Anita Constance





The Dolorous Passion of Our Lord
The Dolorous Passion
of Our Lord Jesus Christ







Women & Christianity:
From the Reformation
to the 21st Century





Vea más libros
para la familia católica

Anota lo que buscas en PReb.com


Santa Teresa y Juan Pablo II San Ignacio de Loyola Pasión de Cristo Desde el corazón
La infancia de Jesús
Por Benedicto XVI
Gracias - Meditar
con Teresa y Juan Pablo
Ignacio de Loyola,
solo y a pie

La amarga pasión
de Cristo

Anna K. Emmerich
Desde el corazón
del mundo

Madre Teresa


PReb: Puerto Rico en breve

Apuntes históricos


LA CUARESMA
Origen, desarrollo y significado


por fray Dr. Mario A. Rodríguez León, O.P.

Diseño, editor: Luis R. Negrón Hernández

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2014:
Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza

Cuaresma 2014: Mensaje del Papa Francisco
El Papa se confiesa
Cardenal Bergoglio: nuevo papa Francisco
Cuaresma: camino de conversión
Cuaresma: mensaje del Papa
¿Miércoles de ceniza, Cuaresma, ayuno?
La Palabra de Dios y el leccionario católico
Pasos para la lectura de las Escrituras
Para una renovación interior
Las mujeres no abandonaron a Jesús
Cuaresma: mensajes del Papa
Miércoles de ceniza: origen mensaje
Ayuno: contener el propio yo
Origen histórico del Kyrie eléison
Marzo: asesinato del arzobispo Romero

La Semana Santa en Puerto Rico
Sor Lucía: vidente de Fátima

¿Es ésta la talla del Cristo de los Ponce?
Historia de la ciudad-estado del Vaticano

Ayuda a tus hermanos hambrientos através de Catholic Relief Services
o Food for the Poor.



rigen histórico de la Cuaresma

No sabemos con precisión cuando empezó la Cuaresma. En el siglo IV ya hay textos suficientes que nos hablan de la cuaresma. Ciertamente, el origen está en la práctica literal de los cuarenta días de ayuno y abstinencia de Moisés, de Elías y sobre todo de Jesucristo, que probablemente, ni son cuarenta ni son días, sino números simbólicos. Para los semitas los números tenían un gran valor simbólico; los números significaban plenitud.

Los padres griegos al traducir los números simbólicos de la Sagrada Escritura, los tomaron como si fueran números en serio. Lo que fue una escenificación simbólica de plenitud, lo convierten en una especie de liturgia de días numerales.

El sentido de la cuaresma como vida, pasión muerte y resurrección de Cristo, está muy influido por las diferentes culturas que se van introduciendo en el cristianismo. Por ejemplo, aquí entra la tradición judía del ayuno. La tradición judía del ayuno está íntimamente unida a su tradición teológica de sacrificio: todo pecado requiere sacrificio. El hombre tiende a constituirse un poco en víctima ante Dios y ése es el origen del ayuno.

La influencia gnóstica

También durante los primeros siglos del cristianismo influyen en la práctica del ayuno los grupos gnósticos (movimientos filosóficos que pretendían poseer un conocimiento completo de la naturaleza de Dios), con su concepción del cuerpo y alma, y sobre todo la platónica: el cuerpo es una cárcel del alma. Lamentablemente el cuerpo es algo que comienza a ser despreciado y visto como un enemigo. Es la antropología dualista griega, de la cual todavía no nos hemos desligado del todo. Evidentemente esta concepción dualista llevó a un incremento de la penitencia, es decir de hacer que el cuerpo sufra y se convierta en víctima para que el alma se purifique.
Juan Pablo II Juan Pablo II - DVD
subtítulos: Español

Aprobación vaticana

Por ejemplo a tal extremo llegó esta mentalidad que Orígenes, un padre de la Iglesia se castró. Para los primeros cristianos, lo más importante era la vigilia pascual y luego la cincuentena pascual, el pentecostés. Luego, poco a poco como una preparación de estas fiestas se fueron añadiendo algunos días. Primero los de la Semana Santa, y luego algunas semanas, sobre todo las tres primeras, y luego, las cinco semanas actuales.

La idea fue adelantar la preparación a la Pascua y esto, como bien señala Luis Maldonado, es plenamente actual. La cuaresma no tiene un fin en sí mismo, sino que es una dinámica de preparación, de avance hacia la Pascua. Poco a poco la Iglesia le fue dando un significado de tipo bautismal catecumenal. Es decir, se celebraba el bautismo de los catecúmenos. Actualmente este profundo significado se está tratando de recuperar hoy día. Según señala Luis Maldonado:

El error quizá de los últimos siglos es que se ha
autonomizado demasiado la cuaresma, se la ha
convertido en un valor en sí misma, bastante
desconectada de la Pascua, bien en torno al pecado,
bien en torno a esa especie de mortificación de lo
corporal
.

El Concilio Vaticano II

A partir del Concilio Vaticano II, se ha tratado de subsanar esta falta, es decir, darle a la cuaresma un carácter muy relativo, de preparación. Porque si no hay una preparación, la vigilia pascual se nos escapa, pierde su sentido y recordemos que la Pascua es el eje central de todo el año litúrgico y de toda la vida cristiana.

La cuaresma nos ubica en perspectiva en la construcción del Reino. La cuaresma es época de conversión, de cambio profundo en donde siempre está presente el horizonte de la muerte y la resurrección. La experiencia cuaresmal nos permite hacer un balance de nuestras vidas. Sin embargo, no creo que siempre nuestras prácticas y devociones apunten hacia una metanoia, hacia un cambio radical de actitud en nuestra vida. Con frecuencia oímos a mucha gente decir que la cuaresma hoy día no les llena, que le falta algo. Y me pregunto: ¿cómo hoy día nos preparamos para celebrar la Pascua? ¿A qué responde ese vacío que sentimos?
[Foto: sesión del Concilio Vaticano II, en la basílica de San Pedro]

Sin la cruz, la resurrección es idealista

Creo que en parte el problema reside a que la cuaresma ha sido más bien un experiencia sociológica que vivencial. Es decir, la cuaresma es parte de nuestra tradición religiosa. Muchos cristianos añoran varias prácticas religiosas del pasado, como por ejemplo las procesiones, vía crucis, etc. Y no es que estas prácticas estén mal, no, sino que no podemos celebrarlas con toda la carga del pasado, sino que tenemos que darle un sentido más vital, más actual a la luz de la realidad concreta y compleja en que vivimos.

Lamentablemente aún hoy día vivimos una cuaresma pesimista como si todo terminara en el sufrimiento y la muerte. Necesitamos celebrar más profundamente la Resurrección, no como un hecho aislado, triunfalista y desencarnado de la vida cotidiana. Tenemos que darle un profundo sentido a la muerte de Jesús que conmemoramos el Viernes Santo. Se tiene una concepción mágica de la redención y en el fondo se elimina lo escandaloso de la cruz histórica de Jesús (Jon Sobrino). Nos señala el teólogo Jon Sobrino que "sin la cruz la resurrección es idealista; la utopia de la resurrección cristiana sólo se hace real desde la cruz". [A la derecha: mosaico de Cristo crucificado]

La muerte de Jesús rompe con toda la visión que hasta entonces se tenía de Dios. Porque nuestra fe nos exige reconocer a Dios en un crucificado en un fracasado, en
un abandonado, que ni tan siquiera sus discípulos estuvieron dispuestos a salvarlo. Creo que hace falta reflexionar mucho más sobre este particular. Ahora nos preguntamos por qué Jesús, el abandonado de todos incluso de Dios Padre, fue capaz de resurrección. Jesucristo resucitó porque dándolo todo, la muerte ya no puede quitarle nada. Es una experiencia profunda de vacío, de kenosis, entrega total y esta experiencia es la que nosotros como cristianos tenemos que vivir. Ahora me pregunto si nuestras experiencias de cuaresma nos sitúan en esta perspectiva o si en cambio nuestra experiencia de cuaresma es a nivel de sauna.

Por lo general hemos interpretado desde un ángulo puramente legalista la muerte de Jesús (influencia de San Pablo) en el cual Jesús murió en la cruz para pagar la deuda que el hombre tenía con Dios. Sin embargo esta interpretación explica el escándalo de la cruz como algo individualista y no permite ver del todo las profundas consecuencias que este acto conlleva en las estructuras históricas en que vivimos. Cristo murió en la cruz para eliminar nuestro pecado y todas las injusticias sociales que producen y fomentan el pecado. La muerte de Jesús afecta en dos planos, el interno y el externo. A Dios se llega desde la Cruz de Jesús y no a la inversa (Jon Sobrino).

Para muchos católicos a partir del Miércoles de Ceniza hay que vivir tristeza, hay que vivir obscuridad a todos los niveles. Esta actitud pesimista de la cuaresma es rechazada en parte por nuestra juventud, y la verdad que los entiendo. Los jóvenes de hoy desean vivir el misterio de la muerte y la resurrección del Señor, pero la juventud busca otros símbolos en torno a la experiencia cuaresmal. Los jóvenes desean tener una experiencia profunda de Cristo, pero no encuentran dónde. No tienen símbolos cuaresmales que representen sus vidas, angustias y anhelos. Algunos se encuentran desorientados. Por ejemplo las pascuas juveniles han tenido cierto resultado. Creo que es una experiencia que hay que explorar más en Puerto Rico.
[Foto: Procesión en Cuaresma en Carolina, en las primeras décadas del siglo pasado]

A nuestras prácticas cuaresmales les falta un poco de alegría. Cristo murió por nosotros, pero no para cogerle pena. Lo que nos ha dado Jesús es morir pero para vivir y la vida hay que saber celebrarla. Sin embargo esto no significa que minimicemos el sentido de la penitencia, no; de ahí la importancia del ayuno y la abstinencia.

La influencia misionera española

Ciertamente nuestra actitudes en torno a la cuaresma tienen su raíz histórica en la influencia misionera de los españoles. El sentido de la muerte es muy profundo en la cultura española. Aquí en Puerto Rico para mucha gente como ya hemos indicado la cuaresma parece tener fin en el Viernes Santo. Es un día de gran solemnidad, pero muchas veces se pierde de perspectiva que ese Jesús que murió el Viernes Santo resucitará el domingo. De ahí que la alegría de la resurrección tiene que estar muy presente.

Hay quienes señalan que todas estas situaciones que hemos indicado arrancan de una evangelización pobre. En el caso de Puerto Rico, nuestra cultura religiosa es muy deficiente o no siempre responde a la realidad del momento en que vivimos. Es decir hacemos muchas cosas con gran devoción incluso, pero no siempre sabemos muy bien lo que hacemos. Ahora, sobre este particular tenemos que tener bien claro que para que exista una experiencia religiosa, no necesariamente hay que tener un conocimiento intelectual sobre ella; no, incluso en muchos casos un excesivo conocimiento puede impedir la experiencia misma. Tomemos el ejemplo de los místicos, siempre luchando contra toda conceptualización de Dios. No podemos caer en una conceptualización de todo lo que hacemos en el plano religioso, porque de lo contrario se nos puede escapar la experiencia del misterio y lo indecible de Dios. [Ilustración: Cristo resucitado instruye a sus discípulos - Mateo 28:19]

La fe es dar testimonio de la Cruz y la Resurrección

Creo que hoy más que nunca nos hace falta la experiencia de lo místico. Por esta razón, como bien señala Jon Sobrino, la cruz no puede explicarse en términos lógicos y mucho menos en esquemas filosóficos ya establecidos.

En conclusión, nuestra fe tiene que ser adulta, instruida y vivida intensamente. Indudablemente éste es el gran reto que nos plantea la fe, es decir dar testimonio de la Cruz y la Resurrección.

PReb.com


* Lea la encíclica Iglesia de Eucaristía.
* Libros sobre la CUARESMA Y LA PASCUA.
* Conoce más sobre la Cuaresma, visitando nuestra Sección Amén.



Vidas de Santos Ministros de la Eucaristía Vida de los santos
Vida de Santos
contada a los niños

Una espiritualidad
para Ministros
de la Eucaristía
Eucaristía y Vida
Cristiana: Aspectos
Bíblicos del Misterio
Eucarístico
Curso básico
de Liturgia:
Desde la Eucaristía

115 Anécdotas
en la vida
de los santos


PReb.com


¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2014, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved