Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones:
De tiendas: Otros:
PReb.com


Voces de la cultura
Voces de la Cultura
Sobre 300 páginas
con mapas antiguos, fotos,
carteles, pinturas,
documentos, entrevistas, postales, etc.
¡Muy recomendado!



PReb.com



Ataque nacionalista vs Truman
American Gunfight:
The Plot to Kill Harry Truman
(by Puerto Rican
Nationalists) and the
Shoot-out that Stopped It




PReb.com



Diccionario Larousse
NUEVO Diccionario
Larousse ilustrado

¡Excelente!



PReb.com




Puerto Rico:
A Political and Cultural History

Morales Carrión



PReb.com



Puerto Rico: Architecture
Puerto Rico 1900:
Turn Of The Century
Architecture in the
Hispanic Caribbean
1890-1930




PReb.com



Puerto Rico mío
Puerto Rico Mío:
Four Decades of Change

Jack Delano



PReb.com



Censos de Puerto Rico
Busca tu familia
y antepasados en los
CD/Censos de Puerto Rico


PReb: Puerto Rico en breve
Biografía de Lola Rodríguez de Tió



Felisa Rincón de Gautier
Biografía oficial

Edición y fotos en el Museo por Luis R. Negrón Hernández

English Version

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir




Doña Fela

ELISA RINCÓN de Gautier, mejor conocida como doña Felisa, fue la primera mujer en ocupar la alcaldía de una ciudad importante del hemisferio Occidental. Sirvió como Alcaldesa de San Juan por espacio de 22 años, de 1946 a 1968. Fue pionera del movimiento en pro de los derechos políticos de la mujer, en establecer programas de cuidado diurno para niños de edad preescolar y en establecer los primeros centros de asistencia legal y médica para indigentes. Líder y figura ejemplar para los hispanoamericanos, sirvió también como Embajadora de Buena Voluntad bajo cuatro presidentes norteamericanos. Es una de las figuras puertorriqueñas más prominentes de nuestra historia política capitalina.


Pionera como sufragista y líder en la política puertorriqueña

Con la fuerza de su imaginación, iniciativa y perseverancia, doña Felisa fue una de las primeras mujeres en votar en Puerto Rico y en ocupar una posición de liderato dentro de un partido político en los años 30 y en ser nombrada a un cargo importante en el servicio público en la década del 1940. Rompió con barreras sexistas tradicionales al ser nombrada Alcaldesa de San Juan en el 1946, posición que ocupó con abrumador apoyo del pueblo hasta enero de 1969. Fue servidora pública ejemplar, abriendo camino a cientos de otras mujeres para la participación en el proceso político. Laboró incansablemente para promover la participación electoral de los hispanos residentes en los Estados Unidos, trabajando activamente en campaña presidenciales, congresionales y municipales desde el 1936.
Foto: Puertorriqueñas sufragistas.

Origen, familia


Doña Felisa nació en el pueblo de Ceiba, Puerto Rico, el 9 de enero de 1897, hija de Enrique Rincón, abogado, y de Rita Marrero, maestra. La mayor en una familia de nueve hijos, a la temprana edad de 12 años se hizo cargo de sus hermanos al morir su madre.


Museo Felisa Rincón de Gautier
(Viejo San Juan)

Estudió en escuelas públicas de Fajardo, Humacao y Santurce, donde completó el tercer año de escuela superior. Respondiendo a su interés en la medicina y la farmacopea, se convirtió en farmacéutica práctica. Siendo ya Doña Felisa una talentosa costurera, su interés en proveer fuentes de trabajo a los desempleados en Puerto Rico le llevó a viajar a Nueva York para aprender cómo operar una fábrica de trajes y dominar el arte del diseño de alta costura. Con el tiempo abrió una tienda de ropa muy exitosa "Felisa's Style Shop" - y más adelante, una floristería. Su interés primordial, sin embargo, fue siempre el ayudar y servir a la gente.

Inicios en la vida política

Creció en un hogar donde era común la tertulia de temas políticos e internacionales entre su padre y algunos de los grandes líderes del Puerto Rico de entonces. Cuando las mujeres adquirieron el derecho al voto en Puerto Rico en el año 1932, doña Felisa no sólo fue la quinta en registrarse, sino que también fue nombrada representante oficial del Partido Liberal por su presidente, Antonio R. Barceló. Dos semanas más tarde fue nombrada miembro del Comité Ejecutivo de ese partido.
Foto a la derecha: Antonio R. Barceló.

Como militante del Partido Liberal, Felisa Rincón se dedicó a llevar el mensaje de reforma de su partido a los pobres, concentrando sus esfuerzos en los peores arrabales de Puerto Rico. Luego de ser derrotado el Partido Liberal en las elecciones de 1936, ella se unió a Luis Muñoz Marín en el 1938 para ayudar a formar un nuevo partido, partido popular el Partido Popular Democrático (PPD). Doña Felisa se convirtió en la Presidenta del Comité de San Juan del PPD y en el 1944, el liderato del partido le pidió que se postulara para Alcaldesa, de igual manera que los líderes del Partido Liberal le solicitaran que aspirara al Senado en 1936. En 1946, en desafío a las tradiciones que formaban parte de su crianza, aceptó su nombramiento como Alcaldesa de San Juan, completando el término de Roberto Sánchez Vilella.

Doña Felisa: 22 años como alcaldesa de San Juan

En sus 22 años como Alcaldesa, San Juan aumentó su población de 180,000 a 450,000 habitantes, convirtiéndose en el centro financiero y turístico del Caribe. Bajo el liderato de doña Felisa, San Juan se transformó en una de las ciudades más hermosas del hemisferio. Trabajando en estrecha colaboración con su buen amigo y líder político Luis Muñoz Marín, contribuyó significativamente a la enorme tarea de reconstruir la infraestructura económica de Puerto Rico, una obra que transformó al país, de uno de los más pobres del Hemisferio Occidental, en uno de los de mayor progreso. Foto: Luis Muñoz Marín.

Durante su incumbencia, la prioridad de doña Felisa fue el bienestar del pueblo, sobre todo los pobres y los desvalidos. Bajo su administración se lograron grandes proyectos y programas piloto. Doña Felisa organizó los primeros centros de cuidado preescolar del Hemisferio, las "Escuelas Maternales", que más tarde sirvieron de modelo para el programa "Head Start" de los EE.UU. en la década de los 60. Instituyó centros clínicos de diagnóstico en los barrios de la capital. Renovó el complejo del Hospital Municipal de San Juan y mejoró los servicios a pacientes ambulatorios del mismo. El Hospital Municipal de San Juan fue el primero en la Isla en recibir acreditación completa de la "American Hospital Association" en 1948. Esto hizo posible que se estableciera la Escuela de Medicina en 1950. Doña Felisa también estableció los primeros centros municipales para el cuido de envejecientes y los primeros centros de asistencia legal para dar servicio a personas de escasos recursos. En 1959, el ejemplar liderato de Doña Felisa en el área de técnicas de conservación logró que se otorgara a San Juan el "All American City Award".

Querida por el pueblo

Bajo la administración de Doña Felisa, el pueblo siempre tuvo acceso a la alcaldía. Sus ya famosas audiencias de los miércoles permitían que cada ciudadano se sintiera confiado que la Alcaldesa trataría por todos los medios de resolver los problemas que le trajeran a su atención. En las Navidades, la Alcaldesa distribuía regalos a miles de familias necesitadas. También ayudó a organizar equipos juveniles de pelota, proveyéndoles uniformes y el equipo necesario, además de habilitar terrenos que sirvieran para parques de pelota para los niños de los barrios. Sus esfuerzos ayudaron a la formación de equipos de Pequeñas Ligas a través de todo San Juan. Con recursos limitados, pero con un compromiso total de proveer lo mejor su pueblo, la administración de Doña Felisa logró avances extraordinarios en las áreas de bienestar público, obras públicas y en expandir las oportunidades educativas y culturales.

El éxito de la Alcaldesa no se limitó solamente a Puerto Rico o a los Estados Unidos. Cuatro presidentes norteamericanos solicitaron a Doña Felisa que fungiera como Embajadora de Buena Voluntad en países de Latinoamérica, Asia y Europa. Su labor en Latinoamérica es quizás uno de sus mayores legados pues muy pocos han promovido como ella la compenetración y la amistad entre los pueblos latinoamericanos y los Estados Unidos. Se destacó por ser una ardua defensora de la democracia y la justicia social en este hemisferio por más de medio siglo.

Homenajes internacionales

Doña Felisa recibió numerosos galardones, condecoraciones y grados honorarios por parte de gobiernos municipales y estatales, incluyendo reconocimientos de los gobiernos de Francia (Medalla de Juana de Arco); España (Medalla de Oro de Honor, Medalla Don Quijote y Medalla Isabel La Católica); (Medalla Simón Bolívar); (Premio de la Orden del Mérito) y Ecuador (Medalla de Oro de Honor), entre otros. En 1954, Doña Felisa fue reconocida como "Mujer de las Américas" por la Unión de Mujeres Americanas de Nueva Yorkpor todas sus aportaciones en el hemisferio Occidental. En 1958, el Cardenal Francis Spellman de la Catedral de San Patricio en Nueva York le confirió la "Medalla del Sagrado Sepulcro de Jerusalén". En 1961, Eleanor Roosevelt le entregó el "Premio Filantrópico Hebreo". Todos estos honores que trascienden barreras políticas y geográficas reconocen que Doña Felisa es ejemplo de las aspiraciones altas que cualquier persona pueda tener.
Foto: Doña "Fela" rodeada de izq. a der. por Hiram Cancio, Ariel Colón, Arturo Morales Carrión, Jaime Benítez y Ricardo E. Alegría.

A los 95 años

Aún a sus 95 años, no dejaba de promover las causas meritorias que han sido motivo del trabajo de su vida. Su integridad, su devoción al deber, su dedicación al mejoramiento de oportunidades para los menos afortunados de la sociedad, y su amor y comprensión hacia la gente, son cualidades que le ganaron el título de uno de los servidores públicos más destacados de su tiempo. Era clara su devoción por su país y por el fomento de los valores de la democracia en el extranjero. Foto "L. Negrón H.": Sala de la residencia-museo de doña Felisa en el viejo San Juan.


Ultimo adiós

Doña Felisa Rincón de Gautier murió el 16 de septiembre de 1994 en el Hogar Nuestra Señora de la Providencia en Puerta de Tierra. Llevada a la Funeraria Ehret donde fue puesta en Capilla hasta el 18 de septiembre y en donde se ofreció una Misa por el Padre Juan José Santiago. Luego fue trasladada a la Sala Capitular del Ayuntamiento de San Juan donde estuvo hasta el 19 de septiembre en que recibió muestras de cariño del pueblo que tanto ella quiso y ayudó. En donde se ofreció un acto en que los ex gobernadores Rafael Hernández Colón (PPD), Luis A. Ferré (PNP), el alcalde de San Juan, Héctor Luis Acevedo, Miguel A. Hernández Agosto, portavoz de la minoría del Partido Popular en el Senado, y Rubio Bedoya, del Cuerpo Consular, entre otros muchos, le reconocieron a doña Felisa la obra realizada por ella para el progreso y bienestar de San Juan.
Foto de Luis Negrón H.: Dormitorio de doña Felisa en el viejo San Juan.

A las 11:00 de la mañana fue llevada a la Catedral de San Juan donde el cardenal Luis Aponte Martínez ofreció una Misa en su memoria. En ambos lugares el pueblo cargó el ataúd de doña Felisa. Después de la Misa salió la comitiva fúnebre desde la Catedral (Calle Cristo-Fortaleza, Ave. Ponce de León, Ave. Fernández Juncos, Ave. Muñoz Rivera) barrio Monacillos de Río Piedras, donde fue enterrada con los honores de un jefe de estado.

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2014, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved