Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com


Danny Rivera en Navidad
Danny Rivera - Navidad


PReb.com

Feliz Navidad
MISA CRIOLLA
Nuestra navidad y
otras populares navideñas

PReb.com



Nuevo Diccionario
Larousse ilustrado

¡Tremendo regalo
para estudiantes!



Cocina criolla
Libros de Cocina Criolla
y para tu plato navideño




Villancicos de Navidad
Noche de Paz:
Villancicos tradicionales




Litografía Indispensable
"Indispensable"
Adquiérala aquí




¡Especial de hoy!
¡Vea el especial de hoy!


PReb: Puerto Rico en breve





Good Liturgy
Celebrating Good
Liturgy: A Guide
To The Ministries
Of The Mass


La infancia de Jesús
Por Benedicto XVI
¡en español!
The Origins of Christmas
The Origins of
Christmas

Peace Prayer of Saint Francis
Instruments of Christ:
Peace Prayer of
St. Francis of Assisi

Apuntes históricos sobre Puerto Rico


LA COSTUMBRE
DE ENVIAR TARJETAS DE FELICITACIONES
Y EL ORIGEN DE LOS ÁRBOLES DE NAVIDAD
EN PUERTO RICO

Por Haydée Reichard de Cancio, PHD


(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir

Mensaje del Papa: una Navidad con Jesús
El sueño de María en la Navidad
Navidad: mensaje del Papa
Navidad: mensajes del Papa Benedicto XVI
Oración por la patria puertorriqueña
V Centenario de evangelización en Puerto Rico

* Música de fondo: canta Flor Morales Ramos,
"Ramito", "El cantor de la montaña", P.R.

Navidad: música para tu fiesta
Pasteles, arroz con dulce, coquito...
Juguetes en Amazon de más venta


ADA DICIEMBRE el pueblo cristiano vuelve a revivir aquellas palabras proféticas de Isaías: "Sepan que una virgen concebirá y dará a luz un hijo y los hombres lo llamarán Emmanuel, que significa: Dios-con nosotros".

Hace dos milenios que el Hijo de Dios, Jesús, se manifestó ante la humanidad trayendo la salvación para todo el que crea en Él. Por eso el verdadero significado de la Navidad es el recuerdo de la primera venida del Dios-hombre al mundo y la invitación a cada uno de nosotros a estar atentos y preparados para esa otra venida de Cristo a nuestras vidas, bien a la hora de nuestra muerte, o al final de los tiempos.

En nuestra Isla, la Navidad se ha convertido en una festividad que dista mucho del espíritu de la primera navidad. El cambio social, económico, religioso y cultural que ha acontecido en nuestro país desde el último siglo ha traído grandes transformaciones en nuestras costumbres y tradiciones de pueblo católico-cristiano.

La Navidad de antaño era tiempo de Misas de Aguinaldo, Rosarios de Reyes, parrandas navideñas, la cena de Nochebuena en familia, la Misa de Gallo, villancicos, y los regalos del día de Reyes. Las casas eran decoradas con belenes. Las familias más pudientes los traían de Europa o de los Estados Unidos, mientras las más humildes ordenaban a los talladores de imágenes del barrio, sus Reyes Magos a caballo y sus nacimientos. Estas figurillas eran enseñanza visual del nacimiento de Cristo al mundo.

Las tarjetas de navidad


Es don Alejandro Tapia y Rivera en su libro MIS MEMORIAS, para 1880, quien nos habla por primera vez sobre felicitaciones impresas describiéndolas como: "papeletas manuscritas en papel español con calados y adornos caligráficos". Según Coll y Toste, éstas eran llevadas por las casas, en un tarjetero de plata. Las tarjetas con motivos religiosos comenzaron a circular de forma comercial a principios del siglo XX. Con anterioridad se utilizaban unas tarjetas hechas en cartón de brillo y decoradas con adornos femeninos llamadas iluminadas. Hasta hace recientemente, la práctica de enviar tarjetas de felicitaciones postales durante las navidades se había generalizado pero -quizás por el aumento en el franqueo postal- ha disminuido su envío. En los últimos años el correo electrónico se ha convertido en la felicitación favorita de muchos.

Lo cierto es que fueron los norteamericanos los que pusieron en práctica esta costumbre en Puerto Rico. En 1898, el Congreso de los Estados Unidos permitió la circulación y franqueo de tarjetas postales confeccionadas por individuos al mismo precio de las tarjetas del Gobierno, un centavo. Al Puerto Rico convertirse en parte de los EE.UU. la moda se popularizó.

Es curioso apuntar que la forma que tenía el puertorriqueño para felicitar y saludar a sus vecinos, amigos y parientes en la Navidad, era confeccionando e intercambiando ricos manjares como: arroz con perico, majaretes, tembleques, conserva de frutas, turrones de cocos, canastas con frutas, viandas y legumbres. Hoy esta antigua costumbre puertorriqueña está casi olvidada.
Reyes con Jesús
Los Reyes Magos
con el niño Jesús
envuelto en la bandera
de Puerto Rico
-serigrafía de
Erasmo Mayorga
-

Los árboles de navidad

Si bien es cierto que con el cambio de soberanía floreció la costumbre de adornar un árbol en la navidad, la tradición no fue iniciada por los norteamericanos. La costumbre proviene de Alemania y serán los germánicos residentes en Puerto Rico los que comiencen esta tradición.

Apunta la escritora doña Amelia Ceide que con anterioridad a la llegada de los norteamericanos a la Isla, el Dr. Agustín Stahl instaló en Bayamón el primer árbol de navidad con luces en la Isla y en la víspera de Navidad colgó en el ramaje del árbol innumerables juguetes y golosinas con la que obsequiaba al día siguiente a todos los niños pobres. EL historiador Dr. Herman Reichard Esteves indica en su libro de historia y literatura puertorriqueña, que el primer árbol de navidad que se vio en Aguadilla fue en 1904 en la residencia del alemán don Otto Philippi y su esposa Paula Bages, luego otras familias de descendencia germánica siguieron la costumbre.

Como pocas eran las personas que podían comprar un pino navideño, el puertorriqueño utilizó diferentes arbustos con este fin entre ellos: el sota caballo, tintinó y escombrán. Estos árboles que tienen un parecido con los de acerolas, eran colocados en los salones de clase, los balcones de las casas y aún en algunas salas, aunque perdían muchas hojas.

A falta de finos adornos se utilizaban cintas y rústicas guirnaldas confeccionadas de semillas de pino cubiertas con papeles de vivos colores. Se popularizó el uso de papel crepé rojo y verde en forma de guirnaldas y las campanas plegadizas que eran colocadas en las ventanas y puertas de las casas humildes y en los salones de clase. El gran número de maestros norteamericanos que enseñaban en nuestras escuelas contribuyó grandemente en la decoración de lazos, árboles, campanas y tonalidades musicales como Jingle Bells. Y fue al ruido de estas campanas que llegó el personaje del gordito alegre, Santa Claus, despojando poco a poco a los Tres Reyes Magos.

Es una pena que el verdadero espíritu de la Navidad se haya ido perdiendo. Escribió doña Ana Avellanet de Rosario en su libro Los Reyes Magos:

Es indudable que nuestra sociedad de hoy está sujeta a
tremendas tentaciones para darle importancia a Santa Claus
a expensas de los Reyes Magos y el Niño Dios. El resultado
es la casi total desaparición de la Navidad como festival
religioso en ciertas secciones de nuestra sociedad. Lo peor
es que mientras más glorificamos a Santa Claus, más nos
alejamos, no solamente del Niño Jesús, sino también del
espíritu verdadero de San Nicolás, al cual Santa Claus
pretende representar.

Artesanías puertorriqueñas Serigrafías y litografías de Puerto Rico
| La Tiendita de PReb | Música navideña | Pasteles, arroz con dulce... |

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2017, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved