Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: De tiendas: Otros: PReb.com



Arzobispo Romero:
DVD/VHS

(Nuestro inolvidable
Raúl Juliá
interpretando a Romero)





Sacerdocio y plenitud de vida
Sacerdocio y plenitud de vida






Los santos de Puerto Rico.
Estudio de la imaginería popular






Puerto Rico: Arte e Identidad
Puerto Rico arte
e identidad
Puerto Rico Art Identity

Hermandad de artistas
gráficos de Puerto Rico





San Salvador
Salvador - VHS




Catecismo
Nuevo Catecismo
de la Iglesia Católica





The Mission
The Mission - VHS
(La misión jesuita
entre los indios
de Paraguay durante
la colonización europea)


Anota lo que buscas en PReb.com
PReb: Puerto Rico en breve


Mi amigo y mentor: el padre Álvaro (1918-2011)

¡Gracias por ser quien eres! iGracias por compartir tu vida con nosotros! iGracias por enseñarnos a amar a nuestra patria! iGracias por mostrarnos el camino hacia la casa de nuestro Padre Dios!.

por Idalia Seijo

Edición, apuntes, foto: Luis R. Negrón H. (Editor de PReb.com)


Marzo: asesinato del arzobispo Romero

La talla de santos de cara a la historia
Historia de los dominicos en Puerto Rico
Oración por la patria puertorriqueña
Censura

Nacionalista Lolita Lebrón: en YouTube
Roosevelt: Puertorriqueños sinvergüenzas
FBI: Informe sobre nacionalistas, 1936

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Padre Álvaro de Boer
1918-2011

El padre Álvaro nació en 1918 en Volendam, Holanda. Hijo de pescadores, contestó al llamado de Jesús en 1937 para convertirse en pescador de hombres para el Reino de los Cielos. Fue ordenado sacerdote dominico en 1943, durante la cruel invasión de los Nazis a su patria. En 1934, el Provincial de la Orden de Predicadores lo asignó a trabajar en Puerto Rico, comenzando en el pueblo de Yauco. Y desde entonces, se identificó tanto con nuestra patria que se hizo para orgullo nuestro, un hijo de ella. Entregado a su vocación evangélica, se comprometió de inmediato con los pobres, la justicia y los valores de nuestra cultura e identidad nacional. Que Dios multiplique sobre tí las bendiciones que has derramado sobre nuestro pueblo.

ODA A LA PATRIA
Por Álvaro de Boer, O.P.

Cruzando los mares del mundo
buscaba la felicidad
sin brújula en tanta tormenta:
imagen de la humanidad.

San Juan, te vi faro del mundo,
y en sueños te oigo en el coquí.
Que nadie me compre o me venda.
De nadie Soy, sino de aquí.

Despierta conmigo, paisano;
a ti to entrego esta canción
de gloria a Dios en las alturas,
camino de liberación.

Los puertos a los que llegaba,
por suerte, en esta confusión
no lograban tranquilizarme;
no alcanzaban mi corazón.

Pensé que de donde venía
ahí me iba, que todo era igual.
Me estaba velado quien era:
la mezcla del bien y del mal.

Pasando por esta aventura
con todo lo que descubrí
gustaba to que me contaban
del Puerto de donde partí.

Hallaba to que ya tenía:
acentos de una identidad,
reflejo de un cielo de estrellas
formando una comunidad.

Pienso en nuestros antepasados
y en Dávila con su bambú
doblado para levantarse,
rechazo de la esclavitud.

Los que ahora no pueden,
no quieren;
cuando optan por la sumisión:
anuncio de toda derrota,
devota de superación.

Los bardos que cantan la historia
preñada de negra maldad
nos llaman frente a este mensaje
los hijos de la libertad.




LLÁ PARA PRINCIPIOS DEL 1962, y por recomendación de Carlos Manuel Rodríguez, fui con mi amiga Norma Díaz a la Parroquia Santa Cruz de Bayamón a conocer a un sacerdote dominico Ilamado padre Álvaro de Boer, holandés, residente en Puerto Rico desde 1946.

Carlos Manuel
[beatificado recientemente] lo había conocido durante su tiempo como párroco en Ensenada y consideraba que podia ayudarnos en nuestros proyectos de aquel entonces.

Como estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, participábamos de las actividades del Centro Universitario Católico, dirigido en aquella época por el padre Quevedo, S.J. Unos días nos reuníamos en la casita de la Avenida Universidad y otros, en la de la Mariana Bracetti. Aquí fue donde empezamos a compartir con el Padre Álvaro nuestras inquietudes a ilusiones.

Nos impresionó como una persona cálida, de convicciones profundas, decidido a arriesgarse, tomando initiativas que pudieran ser alternativas válidas para el crecimiento de la vida religiosa puertorriqueña. Así fue como se empezó a cuajar lo que hoy es la Comunidad Jesús Mediador.

Este pastor de tantos desvelos al cuido de su rebaño, nos enseñó a amar lo nuestro. Su gran pasión por el arte de "los santitos" de palo, tallados como expresión de la fe de nuestro pueblo humilde y grande a la vez, fue como el rayo de luz que empezó a iluminar nuestras mentes a incendiar nuestros corazones.

La incorporación del folclor musical puertorriqueño en las celebraciones litúrgicas allá en La Milagrosa, con aquella hermosa comunidad de Hato Tejas, fue una experiencia llena de Dios. Recién se aprobaba el uso del vernáculo en la liturgia durante el Concilio Vaticano II y ya estábamos estrenando la Misa en "La" Menor del maestro Pedro Escabí Agostini en la liturgia dominical. iFue grandioso! Padre Álvaro había cultivado con esmero el alma litúrgica de aquella comunidad.

Gracias a la generosidad de la señora Inés Dávila Semprit nos ubicamos en el sector Volcán-Arena de Hato Tejas. La gente linda de la barriada nos fue enseñando con su ejemplo y su palabra cómo es que el pueblo camina en la vida animados en lo profundo de su corazón por la fe en el Dios de Jesucristo: el Dios que es amor, perdón, misericordia, justicia, fraternidad, igualdad.

Padre Álvaro, siempre atento a discernir por dónde va el soplo del Espíritu Santo, supo captar que los reclamos por justicia social de los sectores excluidos, son una exigencia del amor que el Padre común ha sembrado en nosotros. Esto lo Ileva a echar su suerte en apoyo a las miles de familias puertorriqueñas que en la década del 70 unieron sus fuerzas para reclamar su derecho a una vivienda digna. El movimiento obrero en sus luchas reivindicativas también experimentó su presencia solidaria, junto a otros hermanos sacerdotes y el obispo Antulio Parrilla Bonilla, S.J.


Como buen dominico, Padre Álvaro lee, estudia, medita, contempla, discierne continuamente. No hay descanso posible pare este gran ser humano, cuando de ser fiel a su compromiso de vida se trata. Le gusta escribir para comunicar el fruto de sus reflexiones, con la esperanza de que éstas puedan arrojar un poco de luz en el caminar del pueblo de Dios. Su profunda comunión con el Dios de los pobres lo Ileva a denunciar los esquemas de autoridad-obediencia en que se fundamenta la institución eclesiástica.

No escatima esfuerzo ni tiempo tratando de despertar una conciencia crítica colectiva que sea capaz de levantarse y luchar por la verdadera Iglesia de Cristo: la del amor. Su espíritu libre lo capacita para asumir los sinsabores y sufrimientos que de aquí se generan, al caer su mensaje en oídos sordos o en aquellos que no quieren escucharlo.

Celebración eucarística
Foto: Celebración litúrgica a son de plena en la celebración de los 50 años como sacerdote del padre Álvaro, en la comunidad de las Hermanas de Jesús Mediador, en el barrio Volcán-Arenas de Bayamón.

Plenamente convencido de que Dios derrama sus dones con generosidad sobre sus hijos más sufridos, Padre Álvaro pone a la disposición de éstos su carisma sacerdotal.

Su fe en el poder del amor de Dios que mueve montañas diariamente, a través de los sacramentos del perdón y de la unción de enfermos. Somos testigos de la transformación de tantos hermanos que han re-encontrado la paz y la alegría y han empezado una vida nueva al servicio de los demás seres humanos.


De todas estas vivencias canta el corazón del Padre Álvaro. Su canto se convierte en versos, y entonces busca y rebusca hasta que encuentra la melodía que le agrada. Radiante de "contentura" comparte con nosotras el fruto de su inspiración. Luego, junto al cuatro de Domingo y la guitarra de Manuel o Gilberto, nos preparamos para estrenarla en la próxima liturgia dominical.

De todo esto, también cantan nuestros corazones un cántico de agradecimiento a Dios. Los presentes y los ausentes, los vivos de aquí y los vivos en el más allá, los deambulantes, sus compañeros de la Orden Dominica, sus familiares en Holanda y nosotras en Jesús Mediador unimos nuestras voces para decirle a este amigo y mentor:

¡Gracias por ser quien eres! iGracias por compartir tu vida con nosotros! iGracias por enseñarnos a amar a nuestra patria! iGracias por mostrarnos el camino hacia la casa de nuestro Padre Dios!.

PReb.com

*Nota de L. Negrón, editor de PReb.com nuestro querido padre Álvaro partió a la Casa del Padre el jueves 24 de marzo del 2011, a los 93 años, en horas de la madrugada. El velatorio se llevó a cabo el sábado 26 a partir de las 9:00 a.m, en la Comunidad de las hermanas de Jesús Mediador, en el barrio El Volcán, Carr. 871, Hato Tejas, Bayamón. El domingo 27 fue la celebración eucarística a las 9:00 de la mañana, con la participación de grupos de música típica puertorriqueña y el pueblo que lo amaba. En lugar de ofrendas florales, se aceptaron donativos para entregarlos -como él siempre lo hizo- a los pobres. Luego a las 2:00 p.m., del domingo fue el sepelio en dichos predios de la "iglesia sin paredes",
(787-786-5292, 787-585-9192).
Hasta luego, padre Álvaro
"Yo te bendigo, Padre, Señor del Cielo, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a los humildes".
Mt. 11, 25

Curas felices | Oraciones por las vocaciones
Libros para la familia cristianaSección Amén
Instituto dominico de Estudios Históricos Juan Alejo Arizmendi

Vidas de Santos Ministros de la Eucaristía Curso de Liturgia
Vida de Santos
contada a los niños

Una espiritualidad
para Ministros
de la Eucaristía
Eucaristía y Vida
Cristiana: Aspectos
Bíblicos del Misterio
Eucarístico
Curso básico
de Liturgia:
Desde la Eucaristía


PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2013, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved