Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: Otros: PReb.com


Juan Pablo II
Juan Pablo II
DVD - subtítulos Español

Aprobación vaticana




Leadership in the Church
Cardenal Walter Kasper:
Leadership in the Church




Marcelino, pan y vino
Marcelino, pan y vino
(VHS en español o en inglés)





Arzobispo Romero
El boricua Raúl Juliá
en: Romero





Cruzando el umbral de la esperanza
Juan Pablo II:
Cruzando el umbral
de la esperanza





Catecismo de la iglesia Católica
Nuevo Catecismo




Santa Biblia
La Santa Biblia




Conmigo día tras día
Conmigo Día Tras Día
Momentos para la reflexión



Vea más libros
para la familia católica



Anota lo que buscas en PReb.com

PReb: Puerto Rico en breve


Pasión de Cristo San Ignacio de Loyola Santa Teresa y Juan Pablo II Desde el corazón
La amarga pasión
de Cristo

Anna K. Emmerich
Ignacio de Loyola,
solo y a pie

Biograf'ia
Gracias - Meditar
con Teresa y
Juan Pablo
Desde el corazón
del mundo

Madre Teresa
Francisco:
La vida, las ideas, las palabras



Kyrie eléison, Christe eléison
Origen histórico, significado, uso en la liturgia

por Luis R. Negrón Hernández

(c) CopyRight - Prohibido copiar, reproducir


Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2014:
Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza


Cardenal Bergoglio: nuevo papa Francisco
Cuaresma: mensajes del Papa
Cuaresma: camino de conversión
Cuaresma: sentido del ayuno
Miércoles de ceniza: origen mensaje
¿Miércoles de ceniza, Cuaresma, ayuno

Ayuno: contener el propio yo
¿Es ésta la talla del Cristo de los Ponce?
La Semana Santa en Puerto Rico
Sor Lucía: vidente de Fátima
El sufrimiento: camino de liberación

Libros escritos por Ratzinger (Papa Benedicto XVI)
El Papa ante la apertura del Congreso Eucarístico Internacional

Rafael Cordero Molina: Maestro de próceres, Siervo de Dios
Historia de la devoción a la Patrona Nacional de Puerto Rico
Hna. Leonella: los perdono, los perdono
Jornada de oración: Oriente Medio

Lo que dice el Catecismo católico sobre la homosexualidad

Uniones homosexuales: consideraciones
Papa Francisco y los jóvenes de la JMJ
Jornada de oración por el Arzobispo de San Juan
Encíclica Dios es amor : síntesis
Libros, devociones, documentos sobre la Eucaristía
Nueva película sobre Juan Pablo II



Cristo: Alpha y Omega, principio y fin. Pintura del siglo IV en la pared de la catacumba de Commodila,
en el sur de Roma.


l Kyrie eléison, Christe eléison, es una aclamación laudatoria (de alabanza) muy antigua que recitamos los cristianos al inicio de la liturgia eucarística latina (la misa, el acto esencial del culto y de la oración de la Iglesia).

Con el Kyrie (vocativo de Kyrios que quiere decir "el Señor") confesamos el señorío de Cristo Resucitado sobre la humanidad y su historia. Esos Kyrie eléison, Christe eléison, en griego significan: ¡Señor ten piedad, Cristo ten piedad!.

Veamos brevemente el uso y significados que se le daba a la palabra señor en la antigüedad, en la época helenística, así como en el Antiguo y Nuevo Testamento, su aplicación a Jesús y el uso del kyrie en la liturgia desde la iglesia primitiva hasta nuestros días.

El uso de "señor" en la antigüedad y en el Antiguo Testamento

La palabra "señor" designa al que manda, al que tiene legítimo poder sobre alguien o algo. Era "señor" (adonai: adonay en hebreo, kyrios: kyrios en griego, dominus en latín) el dueño de un esclavo, de un animal u objeto (Lc 19,33). Con el adoni se le distinguía también a la persona que desempeñaba un puesto importante (Gén. 23, 6), -por ejemplo "Adoni-Bézeq" ó "mi señor es Bézeq"- y se le decía señor también al rabí (StBI, 526). En Egipto, y en las tierras semíticas, los servidores y esclavos llamaban señor a su rey (Éx 10, 7), un título real.

Tanto las religiones egipcias como semíticas veneraban a sus dioses como señores o dueños supremos de sus vidas, como revelan las antiguas inscripciones. En el Antiguo Testamento a Yahvéh se le designa como Señor por ser el creador del cielo y tierra (Gén I,I), creador de su pueblo (Is 43,I.21) y su libertador en tiempos de la esclavitud en Egipto (Éx 19,4-6). De este modo, se le sustituyó el nombre propio de Yahvéh con el título real Adonai, y Kyrios en griego.

El uso de "señor" en la época helenística

En la época helenística, cuando las religiones y la cultura griega tocan las muchas costas del mediterráneo, los dioses egipcios y griegos eran designados como señores: Kyria Isis, Kyrios Asclepios (Esculapio)... A estos "muchos señores y dioses" del mundo griego, Pablo les exhorta a conocer al "único Dios, el Padre, y el único señor Jesucristo" (II Cor 8,5s).

En el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento Dios es "el Señor" (Rom 4,8) y en muchas ocasiones se sustituye la palabra Dios por "el Señor". Y también Jesús es llamado "Señor".

Pero es ya un Señor a quien quisieron hacerle suyo y entregarse voluntaria e intensamente, por lo que se dirigirán a él con el título de "Señor mío" (adoni) o "Señor nuestro" (Mc 11,3; 7,28). Si al título arameo de Rabbí (maestro) o Rabbuní le fue transmitido el de señor, para los discípulos Jesús será "mi Señor" (Lc 19,31; 22,II), título que Él acepta (Jn 13,13) por ser el Ungido de Dios (Mc 8,29), en cuya persona se manifiesta el poder regio de Dios (Mt 12,28), con poder para juzgar a vivos y a muertos (Jn 5,22), a cuya soberanía desean entrar de lleno sus discípulos cuando clamaban en arameo maran atha "Nuestro Señor ha venido, está presente", ó marana tha "Señor nuestro, ven".


Papiro griego del siglo II,
el más antiguo
del cuarto evangelio:
Juan 18, 31-34, 37-38.

El uso del Kyrios (Señor) en los primeros siglos de la era cristiana

El título reverente de Señor aplicado a Jesús caló profundamente en las conversaciones, escritos, oraciones y cantos entre los cristianos cuya iglesia primitiva aún sentía el calor de su grandeza y amor.

Aunque no existía ni se imponía una regla similar en los cultos de oración y alabanza y en las celebraciones de la Santa Cena en todas las comunidades cristianas del mediterráneo, Asia y la europa occidental, sin embargo vemos en los escritos de la época la incorporación del kyrie eléison en las celebraciones litúrgicas. Por ejemplo, a finales del siglo IV, de visita en un culto en la iglesia de la Resurrección, en Jerusalén, la peregrina Egeria describía en su Diario de viaje:

A la infinita luz de los cirios, el diácono va leyendo las
intenciones, y los niños que están allí, muy numerosos,
responden siempre Kyrie eleison. Sus voces forman un
eco interminable
.

El Kyrie: parte de las letanías de peticiones de la comunidad

El Kyrie eléison, Christe eléison eran originalmente parte de las letanías de peticiones que hacía la comunidad cristiana, como también se practicaba en la liturgia Siria-Bizantina. En el acto litúrgico éstas se intercalaban repitiendo el Kyrie eléison tres veces, el Christe eléison tres veces y de nuevo otras tres veces el Kyrie eléison, atribuyéndole un sentido trinitario, aunque realmente es una aclamación cristológica. Encíclicas eucarísticas
Encíclicas Eucarísticas

Cabe anotar también, que la invocación Christe eléison es característica del rito romano, con la excepción del rito mozárabe. En las peticiones, recordaban el ambiente terrenal que les rodeaba: suplicaban por los dolores del mundo, clamaban por la paz y la liberación de los oprimidos y de los perseguidos. Más tarde, estas súplicas con el kyrie fueron eliminadas, permaneciendo ahora a solas el kyrie, como un clamor penitencial, individualista.

El canto del Kyrie eléison

El kyrie eléison se cantaba como una sílaba con muchas notas, siendo luego enriquecidos los cantos con abundantes melismas (grupo de notas sucesivas que forman un neuma o adorno sobre una misma vocal). Los coros introdujeron eventualmente tropos (textos breves con música) que encontramos más evidentemente desde la Edad Media. Los más grandes compositores occidentales han compuesto magníficas piezas musicales polifónicas en honor a estas breves pero tan profundas frases del Kyrie eléison.

El Kyrie eléison en la liturgia del rito romano

A finales del siglo II las lecturas eucarísticas eran aún leídas en griego. Cuando bajo el papa San Dámaso en el siglo IV fueron cambiados los textos de la misa del griego al latín, el kyrie permaneció sin embargo inmutable, y así siguió por siglos.
Pintura de la celebración de la Santa Cena en la catacumba de San Calixto, Roma, del siglo III.

Los Padres apostólicos y los Apologistas no mencionan el Kyrie eléison. La referencia más antigua que tenemos sobre su uso en la liturgia romana es la del octavo libro de las Constituciones Apostólicas y en el tercer canon del Segundo Concilio de Vaison, en el año 529. San Gregorio II (590-604) aclara el uso que le daba en el rito romano respecto al estilo de Constantinopla, o las iglesias orientales. El Ordo Romano del siglo VII y VIII ya lo colocan alternado entre el coro y los feligreses terminada la antífona del Introito, o sea, al comienzo de la Misa.

Aunque dando paso actualmente al vernáculo de cada región -tras el Concilio Vaticano II- el hermoso y profundo Kyrie se canta en griego aún hoy día en épocas o liturgias especiales, como por ejemplo en las misas dominicales (Domini dies: día del Señor) en tiempo de Cuaresma.

Y como para ser cristianos hay que reconocer a Cristo como nuestro Señor (I Cor 12,3; I Jn 4, 1-3), comenzamos haciéndolo así al inicio de la celebración de la Santa Cena (la misa), recitando o cantando el Kyrie eléison.


Lea la encíclica Iglesia de Eucaristía.

State of the Church
Libros escritos por
el cardenal Ratzinger
(Papa Benedicto XVI)

Escríbenos a: amen@PReb.com
Visite nuestra sección Amén
Entrar a la sección Amén


PReb.com


¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2014, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved