Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: PReb.com


Decoding Da Vinci
De-Coding Da Vinci:
The Facts Behind
the Fiction of
The Da Vinci Code






Opus Dei : An Objective Look
Behind the Myths and Reality
of the Most Controversial
Force in the Catholic Church






The Myth of Hitler's Pope:
How Pope Pius XII
Rescued Jews from the Nazis

Escrito por el rabí
David G. Dalin





Catholicism: The Story of
Catholic Christianity






Upon This Rock:
St. Peter and
the Primacy of Rome
in Scripture and
the Early Church





Encyclopedia of Catholic Doctrine
Our Sunday Visitor's
Encyclopedia of
Catholic Doctrine





The Modern Catholic Encylcopedia
The Modern
Catholic Encylcopedia

Premio CPA
(Catholic Press Association)





Catholic Doctrine in
Scripture: A Guide
to the Verses That Are
Key to Affirming the Faith





The Catholic Youth Bible
The Catholic Youth Bible Revised: New American Bible





How the Catholic Church
Built Western Civilization




Vea más libros
para la familia católica


Sober Intoxication
of the Spirit:
Filled With the
Fullness of God

R. Cantalamessa
This Is My Body:
Eucharistic Reflections

Raniero Cantalamessa
Loving The Church:
Scriptural Meditations
For The Papal Household

R. Cantalamessa
The Mystery
of God's Word

R. Cantalamessa


PReb: Puerto Rico en breve


Evangelio de Judas EL EVANGELIO DE JUDAS
Y EL CÓDIGO DA VINCI

Comentarios del padre Raniero Cantalamessa
Preguntas y respuestas por
el padre Thomas D. Williams



Padre Raniero
P. Raniero Cantalamessa

Franciscano Capuchino, ordenado sacerdote en 1958. Doctor en Teología y en Literatura. Fue profesor de Historia de las orígenes cristianas, en la Universidad Católica de Milán, y Director del instituto de ciencias religiosas.
En 1980 fue nombrado Predicador de la Casa Pontificia, predicando cada semana en Cuaresma y en Adviento a la presencia del Papa, de los Cardenales, Obispos de la Curia Romana y de los Superiores de las órdenes religiosas.




De-coding Mary
Magdalene: Truth,
Legend, And Lies


Fuente: Reuters, y otras
Fray Raniero Cantalamessa, predicador de la casa pontificia, criticó la obra de Dan Brown, "El Código Da Vinci," calificando al libro y a la versión cinematográfica como ejemplos de como Jesús fue vendido por una oleada de especulaciones a la que llamó arte "seudo histórico."

Cantalamessa, doctor en Teología y en Literatura, también condenó el llamado "Evangelio de Judas". El conocido fraile franciscano italiano dijo que algunas personas están hoy dispuestas a creer cualquier cosa porque ya no creen en Dios.

"En una infinita seguidilla de novelas, películas, y obras teatrales, hay escritores que manipulan la figura de Cristo bajo la cubierta de nuevos documentos y descubrimientos imaginarios e inexistentes. Eso se está convirtiendo en una moda, un género literario," señaló en una de sus referencias al bestseller del estadounidense Dan Brown.

"Nuestro tiempo, obsesionado como está por el sexo, parece incapaz de representar a Jesús de otro modo que no sea como un homosexual, o como alguien que enseña que la salvación se debe encontrar en la unión con la condición femenina y da el ejemplo casándose con María Magdalena. ¿La pasión y la crucifixión de Cristo? Todas invenciones posteriores de la Iglesia."

Fray Raniero acusó a los autores de estos libros y películas de explotar el nombre de Cristo para obtener un rédito comercial. "Se esta comerciando sobre el amplio alcance del nombre de Cristo y sobre todo lo que él significa para una gran parte de la humanidad, para obtener una inmensa publicidad a un ínfimo costo (...) eso es parasitismo literario y artístico," indico el religioso.

En su sermón, Cantalamessa se hizo eco de las acusaciones previas que contra el libro vertieron varios funcionarios del Vaticano, que calificaron a la exitosa novela como un ataque a la religión. En los primeros días de marzo, el cardenal Tarcisio Bertone había exhortado a los católicos a rechazar dichas publicaciones, por ser "un montón de mentiras baratas" que insultan la fe cristiana.

El "Evangelio de Judas", aunque descubierto en la década del 1980, fue sacado a la luz pública precisamente durante la Semana Santa del 2006. El llamado "Evangelio de Judas", procedente de las secta gnóstica, había sido declarado como un documento herético por la Iglesia Católica desde los primeros siglos de la iglesia primitiva.

Por otra parte, el Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Cardenal Jorge Medina Estévez, pidió a los cristianos no contribuir a las ganancias colosales que obtendrán los inspiradores y realizadores del filme «El Código Da Vinci» pues presenta una figura «distorsionada, falsificada y blasfema de Jesucristo».

«Un cristiano no debería ver ese filme, pues se presenta una figura distorsionada, falsificada y blasfema de Jesucristo», dijo ayer el Obispo Emérito de Valparaíso en declaraciones a la edición matinal del noticiero 24 Horas de la Televisión Nacional de Chile (TVN). Según el purpurado, un cristiano «no debería colaborar con su entrada a la ganancia colosal que va a recibir la persona que inventó este asunto».

..................

EL «EVANGELIO DE JUDAS»

El padre Thomas D. Williams L.C., decano de la Facultad de Teología de la Universidad «Regina Apostolorum» de Roma, comenta la importancia de del descubrimiento del llamado evangelio:

¿Qué es el Evangelio de Judas?

Aunque el manuscrito todavía debe ser autentificado, probablemente es un texto del IV o V siglo, una copia de un documento anterior, redactado por la secta gnóstica de los Cainitas.
The Da Vinci Hoax
The Da Vinci Hoax:
Exposing the Errors
in The Da Vinci Code

El documento presenta a Judas Iscariote de manera positiva y le describe obedeciendo a la orden divina de entregar a Jesús a las autoridades para la salvación del mundo.

Puede ser una copia del «Evangelio de Judas» citado por san Ireneo de Lyón en su obra «Contra las herejías», escrita en torno al año 180.

Si es auténtico, ¿supone algún desafío a la fe de la Iglesia católica? ¿Sacudirá los cimientos del cristianismo, como sugieren algunas notas de prensa?

Ciertamente no. Los evangelios gnósticos, hay muchos más, no son documentos cristianos en sí, ya que proceden de una secta sincretista que incorporó elementos de diferentes religiones, incluyendo el cristianismo.

Desde el momento de su aparición, la comunidad cristiana rechazó estos documentos por su incompatibilidad con la fe cristiana.

El «Evangelio de Judas» sería un documento de este tipo, que tendría gran valor histórico, ya que contribuye a nuestro conocimiento del movimiento gnóstico, pero no supone ningún desafío para el cristianismo.

¿Es verdad que la Iglesia ha tratado de encubrir este texto y otros documentos apócrifos?

Estos son inventos hechos circular por Dan Brown, el autor de «El Código Da Vinci» y otros autores que apoyan la teoría de la conspiración.

Usted puede ir a cualquier librería católica y obtener una copia de los evangelios gnósticos. Los cristianos no creen que sean verdaderos pero no hay ningún intento de esconderlos.

Pero, ¿no cree que un documento así pone en tela de juicio las fuentes cristianas, en particular los cuatro evangelios canónicos?

Recuerde que el gnosticismo surgió a mediados del siglo II, y el «Evangelio de Judas», si es auténtico, probablemente se remonta a finales del siglo II.

Sería como si yo me pusiera a escribir ahora un texto sobre la Guerra Civil de los Estados Unidos y los presentara como una fuente histórica primaria de esa Guerra. El texto podría no haber sido escrito por un testigo presencial, como en cambio lo son al menos dos de los evangelios canónicos.

¿Por qué estaban tan interesados en Judas los militantes en el movimiento gnóstico?

Una de las mayores diferencias entre las creencias gnósticas y el cristianismo se refiere a los orígenes del mal en el universo.

Los cristianos creen que un Dios bueno creó un mundo bueno, y que por el abuso del libre albedrío, el pecado y la corrupción entraron en el mundo y produjeron desorden y sufrimiento.

Los gnósticos atribuyen a Dios el mal en el mundo y afirman que creó el mundo de un modo desordenado. Por esto, son partidarios de la rehabilitación de figuras del Antiguo Testamento como Caín, que mató a su hermano Abel, y Esaú, el hermano mayor de Jacob, que vendió sus derechos de primogenitura por un plato de lentejas.

Judas entra perfectamente en la visión gnóstica que muestra que Dios quiere el mal del mundo.

Pero ¿no cree que la traición de Judas fue un elemento necesario del plan de Dios, como sugiere el texto, para que Cristo diera su vida por los hombres?

Siendo ominisciente, Dios conoce perfectamente nuestras elecciones, tiene en cuenta incluso nuestras decisiones equivocadas en su plan providencial para el mundo.

En su último libro «Memoria e identidad», Juan Pablo II reflexionaba elocuentemente sobre cómo Dios sigue obteniendo bien incluso del peor mal que el hombre pueda producir.

Esto no significa, sin embargo, que Dios desee que hagamos el mal, o que buscaba que Judas traicionara a Jesús. Si no hubiera sido Judas, hubiera sido otro cualquiera. Las autoridades habían decidido que Jesús debía morir y era ya sólo cuestión de tiempo.

¿Cuál es la posición de la Iglesia respecto a Judas? ¿Es posible «rehabilitarlo»?

Si bien la Iglesia católica cuenta con un proceso de canonización por el que declara que algunas personas están en el cielo, como los santos, no prevé un proceso de este tipo para declarar que una persona está condenada.

Históricamente, muchos pensaron que Judas está probablemente en el infierno, debido al severo juicio de Jesús: «Hubiera sido mejor para ese hombre no haber nacido», se puede leer en el Evangelio de Mateo (26, 24). Pero incluso estas palabras no son una evidencia concluyente respecto a su suerte.

En su libro de 1994, «Cruzando el umbral de la esperanza», Juan Pablo II escribió que estas palabras de Jesús «no aluden a la certeza de la condena eterna».

Pero si hay alguien que merece el infierno, ¿no sería Judas?

Seguramente mucha gente merece el infierno, pero debemos recordar que la gracia de Dios es infinitamente más grande que nuestra debilidad.

Pedro y Judas cometieron faltas parecidas: Pedro negó a Jesús tres veces, y Judas lo entregó. Y ahora Pedro es recordado como un santo y Judas simplemente como el traidor.

La principal diferencia entre los dos no es la naturaleza o gravedad de su pecado sino más bien la voluntad de aceptar la gracia de Dios. Pedro lloró sus pecados, volvió con Jesús, y fue perdonado. El Evangelio describe a Judas ahorcándose desesperado.

¿Por qué está despertando tanto interés el «Evangelio de Judas»?

Estas teorías sobre Judas no son ciertamente nuevas. Baste recordar la ópera rock de 1973, «Jesucristo Superstar», en la que Judas canta «Realmente no he venido aquí por mi propia voluntad», o la novela de Taylor Caldwell, de 1977, «Yo, Judas».

El enorme éxito económico de «El Código da Vinci» ha abierto sin duda la caja de Pandora y ha dado incentivos monetarios a teorías de este tipo.

Michael Baigent, autor de «Sangre Santa, Santo Grial», ahora ha escrito el libro «The Jesus Papers» (Los documentos de Jesús) en el que recicla la vieja historia de que Jesús sobrevivió a la crucifixión.

Y un nuevo estudio «científico» recién publicado afirma que las condiciones meteorológicas podrían haber hecho que Jesús caminara sobre un pedazo de hielo flotante en el Mar de Galilea, cuando el Evangelio dice que caminaba sobre el agua.

Básicamente, para quienes rechazan tajantemente la posibilidad de los milagros, cualquier teoría, por extraña que pueda ser, es mejor que las afirmaciones cristianas.

ROMA, jueves, 6 abril 2006 (ZENIT.org).
Gentileza de Fluvium.org

Inside The Vatican
National Geographic
Inside the Vatican
VHS - DVD
Karol - película en DVD
Karol: A Man
Who Became Pope

DVD - Parte I

By What Authority?:
An Evangelical Discovers
Catholic Tradition

PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2017, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved