Unete aquí a Puerto Rico en breve


Secciones: Otros: PReb.com



La infancia de Jesús
Por Benedicto XVI

¡SEA ENTRE LOS
PRIMEROS
EN RECIBIRLO!






Catholic Bible Dictionary
Catholic Bible Dictionary
Scott Hahn






Mi vida con los Santos
Mi vida con los Santos
Premiado






Santa Teresa y Juan Pablo II
Gracias - Meditar
con Teresa y Juan Pablo







Razones para vivir
Razones para vivir
José Luis Martín Descalzo







The Story of the Cross:
The Stations of the
Cross for Children







Faustina
Sor Faustina
Vida, visiones
-DVD-






Ejercicios de San Ignacio de Loyola
Ejercicios Espirituales
San Ignacio de Loyola






Madre Terresa de Calcuta
Madre Teresa de Calcuta
sus oraciones preferidas







El sentido de la vida
El Sentido de la vida
Padre Ignacio Larrañaga






Diario de Sor Faustina
La Divina Misericordia
en mi alma: Diario de
Sor M. Faustina


Anota lo que buscas en PReb.com



Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2014:
Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza

Mensajes del Papa Benedicto XVI para la Cuaresma:


EL SILENCIO ES INDISPENSABLE PARA LA ORACIÓN
CUARESMA: REDESCUBRIR EL COMPROMISO BAUTISMAL
REFLEXIONAR SOBRE EL MISTERIO DE LA LLAMADA DIVINA

"...En este camino cuaresmal os invito a acoger la invitación de Cristo a seguirlo de un modo más decidido y coherente, renovando la gracia y los compromisos bautismales, para que revistiéndonos de Cristo, podamos llegar renovados a la Pascua y decir con san Pablo: vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí".
- Benedicto XVI


Cuaresma: camino de conversión
Miércoles de ceniza: 17 de febrero
Ayuno: contener el propio yo
Miércoles de ceniza: origen mensaje
Origen de la Cuaresma

Puerto Rico en breve Vaticano: Sto. Domingo de Guzmán
Puerto Rico en breve La Palabra de Dios: el leccionario católico
Puerto Rico en breve Nuevos santos: conócelos, imítalos
Puerto Rico en breve El novicio sediento

Puerto Rico en breve La vocación a la santidad
Puerto Rico en breve Padre San Pío de Pietrelcina

Puerto Rico en breve El sufrimiento: camino de liberación
Juan Pablo II en You Tube
Noticias sobre beatificación en You Tube
Juan Pablo II en Facebook

Puerto Rico en breve Los miércoles, milagro
Puerto Rico en breve Sor Lucía: vidente de Fátima
Puerto Rico en breve Teresa de Jesús de los Andes

Puerto Rico en breve Hna. Leonella: los perdono, los perdono
Puerto Rico en breve La Fe ilumina el enigma de la muerte

Puerto Rico en breve Hacerse santos: tarea de todos
Puerto Rico en breve Tomás: determinación en seguir a Jesús
Puerto Rico en breve Vivir en adhesión a la voluntad divina
Puerto Rico en breve Rafael Cordero: Siervo de Dios



EL SILENCIO ES INDISPENSABLE PARA LA ORACIÓN
Ciudad del Vaticano, marzo de 2012 (VIS).
edicto XVI concluyó las catequesis dedicadas a la oración de Jesús abordando el tema de la dinámica de la palabra y del silencio que la caracterizan a lo largo de su existencia terrenal, sobre todo en la Cruz, y que conciernen también dos aspectos de nuestra vida de plegaria.

An te las 10.000 personas que llenaban la Plaza de San Pedro en la audiencia general de este miércoles, el Papa explicó que el primero de estos aspectos “atañe a la disposición para acoger la Palabra de Dios.

Es necesario el silencio interior y exterior
-dijo- para que dicha Palabra pueda ser escuchada.

Jesús orando
Es un aspecto especialmente difícil para nosotros que vivimos en una época que no favorece el recogimiento; a veces da la impresión de que tenemos miedo de separarnos, aunque sea por un instante, del torrente de palabras y de imágenes que llenan nuestros días”.

Sin embargo, “los Evangelios nos presentan con frecuencia al Señor que se retira solo, lejos de los discípulos y de la multitud, a un lugar apartado para orar”, y “la gran tradición patrística enseña que los misterios de Cristo están ligados al silencio y sólo en el silencio la Palabra puede acampar entre nosotros”.
Este principio -agregó el pontífice- (…) es válido para la oración personal, pero también para nuestras liturgias: para facilitar una escucha auténtica, deben ser ricas de momentos de silencio y acogida no verbal (…) El silencio tiene la capacidad de abrir en la profundidad de nuestro ser un espacio interior, para que Dios habite, para que permanezca su Palabra, para que nuestro amor por Él penetre la mente, el corazón y aliente toda la existencia”. Biblia católica La Biblia Católica
para Jóvenes

Pero también hay un segundo aspecto importante en la relación del silencio con la plegaria. “A menudo -observó el Papa- en nuestra oración nos encontramos ante el silencio de Dios y podemos sentirnos como abandonados, como si no nos escuchase ni nos respondiese. Pero este silencio, como le sucedió a Jesús, no es señal de ausencia. El cristiano sabe que el Señor está presente y escucha, aún en la oscuridad del dolor, del rechazo y de la soledad. Jesús asegura a sus discípulos y a cada uno de nosotros que Dios conoce nuestras necesidades en cualquier momento de nuestra vida”.

A nosotros, con frecuencia preocupados por la eficacia operativa y por los resultados (...) que conseguimos, la oración de Jesús nos indica que nos hace falta detenernos, vivir momentos de intimidad con Dios, 'separándonos' del fragor de cada día para escuchar, para ir a la 'raíz' que sostiene y alimenta la vida. Uno de los momentos más hermosos de su plegaria es cuando, a la hora de hacer frente a las enfermedades, a las dificultades y límites de sus interlocutores, reza a su Padre enseñando a quienes lo rodean dónde hay que buscar la fuente de la que brotan la esperanza y la salvación”.

Cristo toca el punto más profundo de su oración al Padre en el momento de la Pasión y la muerte, concluyó Benedicto XVI, citando el Catecismo de la Iglesia Católica: “En su grito al Padre desde la cruz, confluyen 'todos los infortunios de la humanidad de todos los tiempos, esclava del pecado y de la muerte, todas las súplicas y las intercesiones de la historia de la salvación (…) He aquí que el Padre las acoge y por encima de toda esperanza las escucha al resucitar a su Hijo. Así se realiza y se consuma el drama de la oración en la Economía de la creación y de la salvación”.


CUARESMA: REDESCUBRIR EL COMPROMISO BAUTISMAL



"El itinerario de la Cuaresma se caracteriza, en la tradición de la Iglesia, por algunas prácticas: el ayuno, la limosna y la oración... Asimismo en este tiempo la Iglesia "nos invita a una oración más fiel e intensa y a una meditación prolongada de la Palabra de Dios".


VATICANO, MAR 2011 (VIS).
"oy, con el austero símbolo de la ceniza, entramos en el tiempo de Cuaresma, comenzando un viaje espiritual que nos prepara para celebrar dignamente los misterios pascuales. La ceniza (...) es un signo que nos recuerda nuestra condición de criaturas, nos invita a la penitencia y a intensificar nuestros esfuerzos para convertirnos y seguir cada vez más al Señor", dijo el Papa en la audiencia general de los miércoles a los 7.000 fieles congregados en el Aula Pablo VI.

"La Cuaresma es un camino, es acompañar a Jesús que sube a Jerusalén, lugar de la realización del misterio de su pasión, muerte y resurrección; nos recuerda que la vida cristiana es un "camino" por recorrer, que consiste no tanto en una ley que cumplir sino en la persona de Cristo, a quien hay que encontrar, conocer y seguir".

"Sobre todo la liturgia, la participación en los sagrados misterios, nos llevan a emprender este camino con el Señor, (...) reviviendo los acontecimientos que nos trajeron la salvación, pero no como una simple conmemoración, como un recuerdo de cosas pasadas -subrayó el Santo Padre, recordando que "hay una palabra clave que se repite con frecuencia en la liturgia para indicar esto: la palabra "hoy", que debe entenderse en el sentido original y concreto, no metafórico. Hoy Dios nos revela su ley y nos da a elegir entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte".

En los domingos de Cuaresma vivimos un "itinerario bautismal" para "hacer que nuestras vidas recuperen las exigencias y los compromisos adquiridos con este sacramento, que es la base de nuestra vida cristiana".

El primer domingo, "llamado Domingo de la tentación porque presenta las tentaciones de Jesús en el desierto, nos invita a renovar nuestra decisión definitiva de Dios y afrontar con valentía la lucha que nos espera para permanecer fieles".

El segundo domingo es el de Abraham y la Transfiguración y "como Abraham, padre de los creyentes, nosotros también estamos invitados a salir de nuestra tierra, a dejar la seguridad que hemos construido, para poner nuestra confianza en Dios. La meta ya se entrevé en la transfiguración de Cristo, el Hijo amado, en el que también nosotros nos convertimos en "hijos de Dios".


Católicos
evangelizadores:
Manual práctico
para extender la Fe

"En el tercer domingo encontramos a la Samaritana. "Como Israel en el Éxodo -dijo Benedicto XVI- también nosotros recibimos en el bautismo el agua que salva. Jesús dice a la Samaritana que tiene un agua de vida, que apaga cualquier sed: un agua que es su mismo espíritu. (...) El cuarto domingo nos hace reflexionar sobre la experiencia del ciego de nacimiento. En el Bautismo somos liberados de las tinieblas del mal y recibimos la luz de Cristo para vivir como hijos de la luz. (...) Por último, el quinto domingo presenta la resurrección de Lázaro. En el Bautismo hemos pasado de la muerte a la vida y nos volvemos capaces de agradar a Dios, de hacer que muera el hombre viejo para vivir del Espíritu del Resucitado".

"El itinerario de la Cuaresma se caracteriza, en la tradición de la Iglesia, por algunas prácticas: el ayuno, la limosna y la oración. El ayuno "significa la abstinencia de alimentos, pero incluye otras formas de privación para una vida más sobria" y "está también estrechamente vinculado a la limosna", que "bajo el nombre único de "misericordia" abarca muchas buenas obras".

Asimismo en este tiempo la Iglesia "nos invita a una oración más fiel e intensa y a una meditación prolongada de la Palabra de Dios".

"En este camino cuaresmal -concluyó el Papa- os invito a acoger la invitación de Cristo a seguirlo de un modo más decidido y coherente, renovando la gracia y los compromisos bautismales, para que revistiéndonos de Cristo, podamos llegar renovados a la Pascua y decir con san Pablo: "vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí".
AG/ VIS 20110309 (650)

REFLEXIONAR SOBRE EL MISTERIO DE LA LLAMADA DIVINA

CIUDAD DEL VATICANO, MAR 2011 (VIS).
l Papa presidió en la Capilla Mayor del Seminario una lectio divina para todos los seminaristas de la diócesis de Roma, centrada en la Carta de San Pablo a los Efesios.

Comentando la palabra "llamada", "vocación", de la que habla san Pablo, Benedicto XVI subrayó que "la vida cristiana comienza con una llamada y siempre es una respuesta, hasta el final". En este contexto afirmó que "el icono de la Anunciación a María representa mucho más un particular episodio del Evangelio; (...) contiene todo el misterio de María, toda su historia, su ser, y al mismo tiempo habla de la Iglesia, de su esencia, así como de todos los creyentes en Cristo, de cada alma cristiana llamada".

"El Señor -continuó- ha llamado a cada uno de nosotros con su nombre. Dios es tan grande que tiene tiempo para cada uno, me conoce, conoce a cada uno de nosotros con su nombre, personalmente. (...)

Creo que deberíamos reflexionar sobre este misterio una y otra vez: Dios, el Señor, me ha llamado, me llama, me conoce, espera mi respuesta como esperaba la respuesta de María, esperaba la respuesta de los apóstoles".
Desde el corazón
Desde el corazón del mundo

Madre Teresa

"Hablando de la humildad del Señor, a la que se refiere san Pablo en la Carta a los Filipenses, el Papa dijo que "imitar a Dios que viene a mí, que es tan grande que se hace amigo mío, sufre por mí, ha muerto por mí es la humildad que hay que aprender. Esto significa que tenemos que vernos siempre a la luz de Dios, así podemos conocer la grandeza de ser personas amadas por Dios, pero también nuestra pequeñez, nuestra pobreza y comportarnos así, no como señores, sino como siervos".

Tras poner de relieve que "la llamada de Dios es al mismo tiempo una llamada en comunidad, es un llamada eclesial", el Santo Padre señaló que "el Espíritu Santo crea el cuerpo y nos une en un único cuerpo. (...) De este modo estamos en comunión con Cristo, aceptando esta corporeidad de su Iglesia, del Espíritu que se encarna en el Cuerpo".

"También tenemos que tener presente que es muy bonito estar en compañía, (...) tener amigos en el cielo y en la tierra, sentir la belleza de este cuerpo, estar contentos porque el Señor nos ha llamado en un cuerpo y nos ha dado amigos en todo el mundo".

Benedicto XVI ofreció finalmente unas reflexiones sobre "la importancia de buscar siempre la unidad en la comunión del único Cristo, del único Dios".

"La unidad de la Iglesia (...) es fruto de la concordia, de un compromiso común para comportarnos como Jesús, en virtud de su Espíritu. (...)

Can You Find Saints
Can You Find Saints:
Introducing Your Child to Holy Men and Women


Para conservar la unidad del espíritu hay que orientar el propio comportamiento a aquella humildad, dulzura y magnanimidad de las que Jesús dio testimonio en su pasión; es necesario -terminó- tener las manos y el corazón unidos por aquel vínculo de amor que Él mismo aceptó por nosotros, haciéndose nuestro servidor".
BXVI-VISITA/ VIS 20110307 (530)


Vidas de Santos Ministros de la Eucaristía Vida de los santos
Vida de Santos
contada a los niños

Una espiritualidad
para Ministros
de la Eucaristía
Eucaristía y Vida
Cristiana: Aspectos
Bíblicos del Misterio
Eucarístico
Curso básico
de Liturgia:
Desde la Eucaristía

115 Anécdotas
en la vida
de los santos

VEA más
libros católicos


PReb.com

¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2016, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved