Unete aquí a Puerto Rico en breve


Seleccione: PReb.com

Covenant of Love
Covenant of Love:
Pope John Paul II
on Sexuality, Marriage,
and Family
in the Modern World
Richard M. Hogan



PReb.com


The Theology of the Body
According to John Paul II:
Human Love
in the Divine Plan
John Paul II




PReb.com


Love and Responsibility
John Paul II




PReb.com


Good News
About Sex and Marriage:
Answers to Your Honest
Questions About
Catholic Teaching
Christopher West




Catecismo


Anota lo que buscas en PReb.com


PReb: Puerto Rico en breve





¿Segundos matrimonios?

He aquí algunas sugerencias a tener en cuenta

Por Jorge Ambert, S.J.

Lea también de Ambert S.J. El matrimonio: ¿un animal en extinción?
Casados "para" la Iglesia
Ver notas biográficas de Jorge Ambert, S.J.

Promocionar la defensa de la mujer
Puerto Rico en brevePastoral para grupos de madres solteras
Puerto Rico en breveUna sonrisa tras la tapia
Te quiero tal y como eres
Puerto Rico en breveLa vocación a la santidad
Origen histórico del Kyrie eléison
Vivir en adhesión a la voluntad divina


¿SEGUNDOS MATRIMONIOS

n este tipo de tema es obligado la cita del Quijote: "Nunca segundas partes fueron buenas". Principio absoluto del que el mismo Quijote es ya la primera excepción. Lo mismo decimos del segundo matrimonio; tiende uno a pensar que no será bueno, pero en muchísimos casos equivale al verdadero matrimonio que no se pudo lograr la primera vez. Bueno, la consideración es más compleja que eso.
Se pueden dar los siguientes casos:

El viudo(a) que resuelve entrar en nuevo matrimonio; el que ya casado(a) vive una relación extramatrimonial y se divorcia al fin para irse con la nueva persona; la persona religiosa que se metió en un matrimonio civil, que humanamente es un desastre, y acaba en divorcio, sintiendo que no sólo se libra de un yugo humano, sino que restaura su situación religiosa ante Dios y la Iglesia. Cada una de estas parejas comienza con zapatas distintas a la hora de construir su felicidad conyugal.

He aquí los posibles resultados de estos segundos matrimonios:

1. El que no sirve. Sencillamente porque el problema es la persona misma del que se casa. Mientras no remedie su forma torcida de pensar del matrimonio, o los defectos de personalidad que imposibilitan su relación con otra persona, seguirá lo mismo. Lo dice el refrán: "la fiebre no está en la sábana".


2. El que no sirve, porque se mete la persona insensatamente en la nueva relación con el objetivo de salir cuanto antes de la soledad o la indefensión en que se encontró al divorciarse. O con el deseo de olvidar el fracaso anterior.

En este caso no se da tiempo para un verdadero noviazgo, para conocer más profundamente al nuevo cónyuge. La idea es llenar el vacío con lo que aparezca, y como todo lo nuevo normalmente aparece maravilloso a primera vista... Son las segundas relaciones en que se entra sin haber superado la pena o los traumas que dejó la relación anterior. Se repite, entonces, (con una supuesta madurez por la edad) la situación de los novios que ya a los tres o seis meses de noviazgo están locos por casarse. Y peor, si al poco tiempo de conocerse comienzan a vivir como "marinovios", con vida sexual o convivencia esporádica, "como si nada"...

3. El que no sirve, porque arrastra la culpabilidad por haber sido el o la causante de la ruptura anterior. O la culpabilidad religiosa de haber entrado a un matrimonio que no se puede bendecir ante los ojos de Dios, con la consecuencia de ser tildada su vida de pecaminosa, con exclusión -por tanto- de los sacramentos de la Iglesia.

Pero, sea cual sea, el estado existencial de esta pareja, hay una situación de la cual no podrán escapar fácilmente (también los que encuentran en la nueva relación la bendición y vida a que tenían derecho y que no consiguieron en totalidad con la primera pareja). Y es el problema de los hijos habidos en los matrimonios anteriores, habiten o no con ellos en el nuevo hogar.

Yo lo suelo disparar como axioma: los segundos matrimonios con hijos anteriores van a tener problemas. Me parece que resuenan en el aire las frases destempladas que revelan ese conflicto:

"Yo me casé contigo, no con tus hijos".
"O soy yo la esposa, o lo es tu hija".
"Tu no eres mi padre para mandarme...".
"Tu eres la madre; la responsabilidad te toca a ti".
"Que su padre sea quien le pague el colegio".
"Tu no tienes derecho a regañar a mis hijos".
"Yo no voy a pasarle ese dinero para que ella se lo goce con el otro".
"Ese hijo no es mío; que lo pague el otro".
"No puedo abandonar a mi hijo; pasaré con él los fines de semana".

Cuando se trata del varón-padre parece que el problema se acentúa. Y así encuentro que el padre que descuidó a sus hijos cuando vivía con ellos, se convierte en un padrazo cuando ya se declaró el divorcio. Posiblemente sea una forma de redimirse de la culpabilidad del matrimonio roto. El problema es que entonces ni cumplen en totalidad con el primero (se convierten en el padre tongoneador, que lo compra todo), o roban tiempo o esfuerzos al segundo matrimonio.

En el noviazgo de estas parejas sucede como en los otros: nada parece problema; "se que son sus hijos y los respeto". O tal vez se imaginan que el hijo de él estará siempre con la madre en otro lado, y a lo más vendrá a visitar a su casa; pero cuando la madre se lo entrega al padre, como una especie de "regalo de bodas" en forma de venganza por sus heridas, entonces la historia es otra.

He aquí algunas sugerencias a tener en cuenta en estos conflictos:

1. Durante el noviazgo concierta acuerdos claros, incluso escritos, de qué te tocará a ti y qué no.

2. Para prever abusos en los bienes se podría pensar en las conocidas 'capitulaciones matrimoniales', (tan poco aconsejables en situaciones normales) disponiendo la separación de todos los bienes que puedan adquirirse durante el nuevo matrimonio o haciendo constar que los frutos de los bienes privativos, pólizas de seguro, etc. permanecerán tales.

2. Que si los hijos anteriores viven en el nuevo hogar, los acuerdos que afectan a estos hijos se tomen por ambos cónyuges, como un bloque, sin que se quite la autoridad al que no es padre.

3. Que si estos acuerdos no se pueden tomar, el cónyuge no-padre renuncie explícitamente a tomar decisiones sobre el hijo. Es una renuncia por bien de paz y, desde luego, sin comprometer ante el hijo el puesto del cónyuge como el hombre o la mujer de la casa. De no poder acordarse esto, la disyuntiva que se le presentará al cónyuge es si se queda con el hijo o con su esposo(a). En un caso así para nosotros la solución es clara: el amor conyugal precede al filial. Ciertamente, los dolores serán inevitables, lo que nos hace pensar si una nueva unión fue solución verdadera y para quién.



Le invitamos a leer también: El matrimonio: ¿un animal en extinción?

PReb.com


¿Qué es PReb? | Apúntate: lista de correo | Subscríbete aquí | Privacy Policy | Copyright

© 1990-2015, PReb : Puerto Rico en breve - PReb.com - Derechos Reservados - All Rights Reserved